sábado, 20 de diciembre de 2014

¿Qué es humillante?

Si bien la pregunta formulada a manera de título de esta entrada puede parecer baladí, no lo es, en tanto en cuánto que "lo humillante" siempre es subjetivo, lo que es humillante para unas personas no lo es para otras, lo que puede parecer un límite insalvable hoy, puede ser una práctica placentera mañana. La humillación no se define en sí misma cómo lo hace el diccionario al definir el verbo del que procede: humillar

lunes, 22 de septiembre de 2014

Eres MÍA ("re-relato")

Este fue el primer relato que dejé en este blog, he decidido, traerlo de nuevo a "la primera página".

Te miro los labios pintados, los ojos pintados, la minifalda y hago lo que me apetece, eres MÍA, puta andrajosa, te abofeteo porque quiero, yo soy Dominante, tú MI perra, la que se entregó a mi sin límites ni contemplaciones.

Me saco la correa del pantalón y te azoto hasta que quedas en una esquina, encogida, gimoteante, con las lágrimas saltadas, casi a punto de comenzar a llorar, te miro con desprecio perra, sé que te encanta; vuelvo a darte con la correa, sigo hasta que los biceps me arden y entonces, cuando tus lágrimas recorren a raudales MIS mejillas te miro a los ojos y simplemente te digo:

"Los hombres no lloran, maricón".

Luego me deshago del pantalón, y premio tu entrega permitiéndote hacerme un cunilingüis; más tarde hacemos lo que siempre, hablamos durante horas, tú me dices qué sentiste, yo te mimo, eres MÍO, y yo, por mucho que digan que no se debe pensar así, simplemente me siento TUYA.

Ojazos y yo hemos pensado ampliar el blog con una sección de relatos del que este es el primero de ellos; nos encantaría conocer vuestras opiniones, gustos, etc.

Un saludo

Karl H

lunes, 8 de septiembre de 2014

Me gusta que me azoten

Me gusta que me azoten
Os dejo a continuación un nuevo relato, casi tan real cómo la vida misma

Subo al tren, sujeto el teléfono móvil en la mano izquierda, mientras distraídamente voy colocando con la derecha el boli y el cuaderno sobre la mesita, el sonido del móvil me distrae un momento de esa manía que tengo de escribir en casi cualquier parte, miro en la pantalla el anuncio de dos redes wifi abiertas; una de nombre "normal" la otra me hace esbozar una sonrisa, la leo de nuevo megustaquemeazoten.

El escritor da paso al sádico que se mueve inquieto en el asiento, en mi mismo vagón hay un chico de unos veintitantos y una chica de unos cuarenta y tantos, una red wifi normal alcanza tranquilamente los 200m, ¿pero y una telefónica? Miro las líneas de potencia de la señal, dos rayitas abajo me dicen que la red abierta está lejos, ¿pero en qué dirección?

Me levanto y me voy de bureo por el tren, primero en una dirección, luego en la contraria, y sí, usando la potencia de la señal cómo guía, hasta llegar a un vagón en el que una preciosa rubia lee un libro y el revisor acaba de entrar por el otro extremo del vagón ¿cuál de los dos será?

Dejo que el revisor pase y se largue, y vuelvo a mirar la señal del móvil, sigue quieta, petado de rayas, sonrío, y le pregunto a la rubia...

"¿Le gusta que la azoten?"

La rubia sonríe, se levanta y me mira de arriba a abajo...

"No, me gusta azotar, ¿por qué?"

Le sonrío de nuevo, entiendo la táctica de paciente pescador que tira el sedal con un anzuelo muy apetecible que obviamente por su ambigüedad me ha hecho recorrer medio tren buscando con quién sacarle el polvo a la correa.

Me mira y comprende, y me invita a charlar, y charlamos, y seguimos charlando hasta que aparece "otra víctima de la curiosidad", y entonces, simplemente la dejo irse con ella a disfrutar al aseo del tren, mientras me retiro pensando que hay que ver cómo ha cambiado el mundo desde que yo empecé...

Un saludo

Karl H

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Runrun

Runrun
Dejo a continuación un relato corto que acabo de escribir. Espero que os guste

La miro, me mira, me reta desde lejos, luego da dos pasos hacia mi, se acerca con una decisión casi suicida, cuándo llega a su marca levanta el mentón y hace patente más esa manera de retarme, le doy un par de bofetadas, y cae al suelo, entonces la voz del director suena con su característico "Corten"

Cada vez más en este maldito corto noto un runrún haciéndome pensar que esto no es sólo un corto, que es algo más, que se está despertando algo en mi interior, cuándo la abofeteo, gozo, cuándo las escenas se hacen más heavies, gozo, cuándo me reta y por mor del guión la pongo en su sitio, gozo.

No tengo pajolera idea de que me está pasando, no hago más que pensar, odio la idea de que el rodaje del corto finalice.

Alguien llama a mi camerino. Es ella, me mira desde la puerta con la mano sobre la mejilla que acabo de abofetear, se la acaricia suavemente mientras sonríe, no le digo que pase, pero lo hace igualmente, luego, lentamente se acerca hasta el alcance de mi mano, levanta el mentón y espera su bofetón.

Suena por el altavoz la voz del ayudante de dirección, convocándonos a todos al rodaje; ella me mira desde el suelo, se levanta con decisión, parecería cómo que la persona que entró de mi camerino y la que se marcha son tan distintas cómo la noche y el día; al pasar por mi lado me musita un suave "gracias", luego se marcha, y yo, yo caigo en la cuenta de que ya no soy yo, el de antes, ¿qué ha pasado?

El tiempo discurre con una lentitud pasmosa, el rodaje finaliza un buen día y ella se marcha hacia otros proyectos dejándome un amargo dulzor en los labios.

La vida sigue, hasta que un día al entrar en una cafetería reaparece ese runrún al ver a una chica sentada en una silla con una postura muy determinada, me acerco hasta ella y le pregunto su nombre. "María" - me responde. "Me refiero al otro nombre" - le digo sin más. Ella enrojece hasta la médula y sus pezones se marcan en la tela de la blusa que lleva puesta, no le pregunto si puedo sentarme con ella, simplemente me siento y SOY.

Un saludo

Karl H

lunes, 1 de septiembre de 2014

Esencia

Estamos sentados en sendas sillas, a una mesa, en una de esas terrazas de verano en las que puedes tomarte una cervecita o un refresco y una tapa, y despedirte del calor hasta mañana, porque el día ha sido de aúpa, y por fin el levante ha dado paso a un viento fresco que parece que tira de todos nosotros hacia la calle, cosas de la cultura mediterránea, a pesar de vivir a unos cuántos kilómetros del Mar de Tetis.

miércoles, 30 de julio de 2014

Thirty Seconds To Mars - Hurricane

Os dejo a continuación un video que me ha pasado c, del que la verdad, no entiendo que no se censure una pelea en un parque y si unos pechos, en fin espero que lo disfrutéis.

viernes, 25 de julio de 2014

c{v.KH}

c{v.KH}
Fue este pasado uno de los fines de semana más moviditos que he tenido últimamente, el viernes la decimosegunda miniquedada BDSM Sevilla, el sábado viajito a Córdoba a ponerle oralidad a una sumisa masoquista a la que conocí por FetLife no hace tanto...

La verdad es que el sábado empezó como empiezan los lunes, con prisas locas para llegar a la estación a coger un tren que se escapaba él y a medida que fue pasando el día, se calmó, y pude ser yo por completo entre las calles de la judería de Córdoba, y también en la plaza de las Tendillas, y claro ser yo implica que la persona que está enfrente sienta, ría o piense que me he cabreado por esa manera seria que tengo de gastar bromas, jeje, pobre...

El sábado ocurrió una de esas cosas que no estás acostumbrado a que ocurran, porque tú no eres de ese tipo de personas que sin conocer previamente a alguien durante meses te piras a un hotel con ella a ver qué pasa... Y no obstante lo hice, lo hicimos, después de hablar de mis collares y mis protocolarias maneras de ver este particular mundo que es el BDSM

Lo que ocurrió en el hotel... eso queda para nosotros, supongo que algo imaginaréis, la imaginación es libre, si os puedo decir que sin comerlo ni beberlo fue entrar en la habitación y ver un "banco de bondage" perfecto, jeje, parece que la habitación la hubiera diseñado alguien del Noble Gremio de Atadores y Sádicos de Al Andalus.

Cuándo amaneció el domingo, desayunamos tranquilamente un café horríbilis, un zumo de naranja patético y unas tostadas de allende de Despeñaperros, hecho lo cuál permití que c se retirara a la ducha a dejarse las lágrimas mezcladas con el agua de la ducha, mientras yo sonreía pensando en lo que en el mundillo llamamos aftercare y un amigo mío la charlita de después, y no obstante, cuándo volvió, quise dejarle un recuerdo más... Quizá pueda parecer triste dejarle un recuerdo en forma de no poderse sentar agusto, pero ¿qué le vamos a hacer si uno es doblemente sádico?

En fin, no me enrolllo más, sólo quería dejar constancia de que soy y estoy feliz, y la culpable es c

Espero podérosla presentar en real más pronto que tarde.

Un saludito

Karl H

miércoles, 23 de julio de 2014

A veces desvarío

A veces desvarío
Puede parecer extraño que piense así, pero es cierto, a veces desvarío, parece que me doy la vuelta a mi mismo, y me topo con ese maniático igualitarista que no se entiende siendo Amo que humilla a SU sumisa, porque al fin y al cabo es mujer

Y no obstante es esa manera de desvariar la que creo yo que me hace idóneo para algunos ojos escrutadores y bien mirantes.

Claro que, a veces también soy el ser menos idóneo para quiénes me miran mal y me quieren peor todavía, sobre todo cuándo se comparan conmigo, (qué maldita manía esa de compararse, al fin y al cabo yo soy incomparable y único, ¿verdad lara?)

Supongo que es el aburrimiento que da el tener tanto tiempo libre que hasta crece el número de divorciados en verano...

No sé, a veces desvarío...

Un saludo

Karl H

jueves, 3 de julio de 2014

La asfixia

La asfixia
Dejo a continuación uno de los relatos que he escrito últimamente.

Acabamos de volver de hacer la compra del mes, mientras decido colocar todo en su sitio me voy fijando en las bolsas de plástico en las que hemos metido algunos de los productos de limpieza que hemos comprado. sin más te doy una orden.

"Prepárese"

Me miras no sin cierto estupor. No esperabas esta orden. Mejor. Me pides permiso para pasar por la ducha, levanto una ceja a manera de respuesta, y entonces desapareces de mi vista.

Cuándo vuelves me encuentras en el salón en silencio, te arrodillas delante de mi y comienza un ritual que no por repetido deja de excitarte mientras te coloco el collar y las muñequeras, sujeto a tu espalda las muñequeras entre sí con un mosquetón, luego simplemente te enseño una bolsa de plástico del supermercado al que hemos ido y un rollo de cinta americana, la cara se te desencaja mientras en la mía se dibuja una sonrisa. El miedo se palpa en ti.

Te cubro la cabeza con la bolsa y la sujeto dejándola bien cerrada al cuello con la cinta americana, deposito entre tus dedos cuatro canicas metálicas para que uses cómo palabra clave, luego, simplemente espero mientras miro cómo ese miedo que sentiste al principio se va tornando pánico.

Tú no lo sabes, pero obviamente la bolsa ya traía agujeros, agujeros que he agrandado y fijado con un cigarrillo, agujeros que si te calmas te permitirán respirar; parece que no me conocieras, que acabáramos de encontrarnos por primera vez, tu respiración se hace cada vez más rápida dentro de la bolsa, y claro no te percatas de que puedes respirar, las canicas golpean el suelo, y ruedan alejándose de ti, de tu terror infundado y de mi enorme sonrisa.

Antes de que te des cuenta tienes la cabeza descubierta, te miro a lo ojos y sigo sonriendo, menudo susto te he metido... tienes los ojos llorosos, los pezones enhiestos, la excitación y el miedo compiten por ti, te dejo calmar mientras sujeto la bolsa y voy dándole vueltas mostrándote los agujeros; por fin comprendes, y en tus labios aparece una leve sonrisa, sonrisa que se vuelve amplia poco después, cuándo comienzo a pisarte el glande con mis finísimos tacones de aguja, te recuerdo la primera vez que te pisé, cómo desconfiabas de mí, ¿o quizá era de ti, de tu putez.?

Últimamente pienso en si será mejor feminizarte o "sisificarte", obviamente no es lo mismo... ya se verá, al fin y al cabo tú estás para lo que estás, sólo eres vehículo de mi placer, nada más.

Un saludo

Karl H

jueves, 26 de junio de 2014

El sonido y el silencio

El sonido y el silencio
Quizá esta entrada debería llamarse "el silencio y el sonido" quizá el título esté bien después de todo, a saber...

Tiene el silencio dentro de la sesión mil maneras de producirse, una de ellas porque se da una pausa más o menos larga, otra porque se quiere influenciar en la cabeza del ser sumiso de una manera determinada, alguna más porque se busca tensar, acrecentar la incertidumbre de lo que llegará más tarde.

El sonido por contra es consecuencia de la actividad, ya sea producido al azotar las nalgas con la mano, por un gemido quedo, por una queja, y/o por un grito.

Si el silencio prepara para lo que llegará, el sonido es acto consumado.

Si el silencio excita, el sonido "hiperexcita"...

A no ser claro que el sonido esté ausente porque se haya ordenado guardar silencio, entonces el deseo envuelve la escena, revoluciona el pensamiento y las hormonas; y el placer se hace más visible, casi se puede rozar con las yemas de los dedos. La tensión da paso a la explosión...

¿Que en qué estoy pensando? En demasiadas cosas... a veces me voy, y vuelvo, y me voy, y vuelvo, y casi parece que no me voy, y claro, no vuelvo, pero... manzana, níspero, pera, naranja, limón ¿o eran limones?

Estoy por aquí...

Un saludo.

Karl H

sábado, 24 de mayo de 2014

Fuera de circulación

Fuera de circulación
Hola a todos,

Estaré entre dos y tres meses fuera de circulación en real, así pues no me veréis en quedadas, cervecitas varias, ni cafeses; quizá tampoco muy a menudo por aquí, intentaré publicar una vez en semana, pero no prometo nada.

Espero que pasen pronto y volver a veros antes que después

Os dejo besos y abrazos para que os repartáis

Hasta pronto

Karl H

miércoles, 21 de mayo de 2014

Total, ¿para qué?

Total, ¿para qué?
Os dejo a continuación uno de mis relatos. Espero que os guste.

Has llegado no sé de dónde ni de cuándo, desde que te conozco siempre has cosido a preguntas a las personas de tu entorno, y te conozco desde que naciste.

Hoy te has molestado en venir a visitarme, hay algo que te inquieta, algo sobre mi mundo, un mundo que no desconoces por completo por mor a la lectura de cierto libro sobre BDSM. Tras la lectura entraste en cierto foro y preguntaste, y preguntaste, y preguntaste, hasta que cierta Dómina se fijó en ti y quiso conocerte y cuándo supo quién eras te envió a hablar conmigo. Bendita-maldita amistad.

Me miras con verdes ojos inquisitoriales mientras te digo que ser sumisa no es tan bonito como lo pintan en los libros, que los libros describen la relación perfecta, sin mierdas, sin broncas ni correctivos contundentes cuando se falla, que todo es demasiado suave, y que en las relaciones BDSM que yo conozco nunca se da esa suavidad por la que tanto me preguntas.

"No me importa, yo soy masoquista" - me explicas casi dudando lo que acabas de decir

"¿Y?" - Te espeto

"Que podré resistir cualquier correctivo" - me explicas con una sonrisa.

Entonces te explico que a un ser no masoquista se le corrige físicamente, mientras que a un ser masoquista se le corrige siempre de una manera no física.

Me miras a los ojos, luego al paquete, y mientras dices que entiendes, te desnudas con naturalidad y acto seguido te zambulles en la piscina y te dedicas a hacer unos largos mientras miro tu cuerpo joven, mientras me muestras que eres una hembra deseable.

Por fin sales, te paras en el borde de la piscina, y de nuevo vuelves a mirarme a los ojos.

"No he venido aquí como Julia la hija de su mejor amigo, sino como la perra que desea ser usada por un Dominante con experiencia" - me dices de golpe mientras bajas la mirada, separas las piernas y llevas las manos a la espalda, adoptando la postura de espera.

Te dejo allí, en el borde de la piscina, el sol está en todo lo alto, y yo quiero saber cuánto soportarás esa postura en la que tú misma te has colocado, entro en la casa por un jarra de agua y un vaso, vuelvo y me siento a la sombra del porche a beber tranquilamente y a pensar qué hacer contigo.

Una hora después, mientras pasas de nuevo la lengua por lo labios, yo lleno el tercer vaso de agua cómo si escanciara sidra, el sonido del agua al caer en el vaso te está volviendo loca, mientras te miro, sonrío y pienso que, a veces, más que sádico soy un cabronazo.

El tiempo pasa lentamente para ti que sufres mi sadismo, he ido a por la segunda jarra y al volver y mirarte incluso he sentido lástima, pero también una satisfacción enorme. Cada rayo de sol te azota cómo un látigo de fuego, cuándo comienzas a temblar te comunico que tu palabra clave es mi nombre de pila, no obstante, no la usas.

Escancio el siguiente vaso de agua, y entonces levantas la mirada, lo miras con un deseo irrefrenable, y gimes un por favor que me hace sonreír, te pregunto si recuerdas tu palabra clave, y tu respuesta es sonrojarte mientras vuelves a mirar al suelo. Supongo que piensas que puedes ganar esta partida aunque ambos sabemos que no, sólo es cuestión de que tu cabezonería dé paso a la sensatez.

Miro con detenimiento la nívea piel de tu cuerpo, me fijo bien en el color que está apareciendo en la nariz, los hombros, parte superior de las tetas y en todo lo que sobresale, tambien los empeines se ven afectados; vuelvo a la casa, y salgo con una botella de vinagre y un trapo, y entonces, porque tengo que tener más cabeza que tú, te sujeto del pelo, te hago poner a cuatro patas, y seguirme a la sombra del interior del porche. Suspiras al notar el frescor y comienzas a llorar casi al instante siguiente en que vierto el vinagre sobre los hombros.

"Pronunciar la palabra clave no significa fallar, sino tener cabeza, porque es dada para beneficio de Dominante y sumisa." - te explico mientras cuido las partes quemadas de tu cuerpo - "De hecho, no pronunciarla cuándo se debe sí es fallar, porque al fin y al cabo se da para ser usada, no para ser callada."

Por primera vez desde que te pusiste a mi disposición, me miras a los ojos, luego asientes y simplemente te dejas cuidar.

Vierto un poco de agua en un bol metálico y te lo pongo delante, y vuelves a mirarme a los ojos, luego te inclinas para beber como la perra que quieres ser, por eso te pierdes mi sonrisa de satisfacción, y mi mueca de duda.

"Hablemos de límites"

"Yo no puedo tener límites, Señor" - dices sin saber qué dices - "He venido aquí para ser usada por Usted como a Usted le apetezca, sin límites ni palabra clave"

"¿Y luego?" - Te formulo la pregunta del millón.

"Luego si Usted quiere, para ser Su esclava, Señor, por siempre y para siempre" - dices sin un atisbo de duda en la voz, con tal seguridad que me dejas más que parado.

Compruebo en el reló que son casi las cuatro de la tarde, y sonrío ante lo que se te viene encima. Entro en la casa, dejándote en el porche a cuatro patas, con el bol de agua ante ti, cuándo regreso traigo dos boles más, uno en el que se lee claramente la palabra comida y el otro sin letra alguna, saco de enmedio de ti el de agua, te entrego el que no está marcado para que lo sujetes bajo la barbilla, luego te meto la polla en la boca y te follo con dureza; intentas soportar cada acometida con entereza, mientras te comunico que todo lo que salga de tu boca deberás beberlo más tarde, y entonces encajo la polla en tu garganta, te sujeto la cabeza, y la oprimo contra mi pelvis, dejántote sin aire que respirar, poco después a las lágrimas le siguen las arcadas, luego la saliva chorrea por las comisuras de tus preciosos labios, y cuándo crees que no soportarás más la ausencia de aire, te retengo un poco más, luego la saco, te miro a los ojos, te ordeno que tragues, vuelvo a entrar, y vacío la jarra y media de agua que bebí dentro de tu boca, cómo puedes tragas, pero no tragas tan aprisa como yo orino, así que la orina también se escapa de tu boca, también cae en el bol, también habrás de beberla.

Me miras con otro tipo de lágrimas en los ojos, sabes de sobra que te estoy probando, que estoy buscando un renuncio en cada práctica, no obstante cuándo termino de limpiarme la polla en tu cara y me retiro dos pasos, y te miro, cierras los ojos, te llevas el bol a los labios y comienzas a beber despacio su contenido, lo haces así para deleitarme, y vaya si lo consigues. Cuándo terminas y abres los ojos, el mundo se te cae encima, junto a mi está Mi esclava, desnuda por completo, de rodillas con el culo mirando al cielo, expuesta y dispuesta para ser usada.

No me molesto en presentaros, total, ¿para qué?

Hago que Mi esclava recobre la verticalidad, la beso en los labios, y le doy una orden que le quema el alma "Isa, prepárela para mi"

Ambas mujeres son monógamas hasta el alma.

La orden tarda en ser acatada, finalmente lo es, Mi esclava prepara a ¿su futura hermana?

Cuándo Mi esclava vuelve con Julia me encuentra en la cocina preparando lo que será la base de la cena de esta noche; entonces recuerda que hoy es sábado y que cómo cada primer sábado del mes una cena acoge a nuestros amigos del mundillo, mira a Julia con una sonrisa maliciosa, divertida y me pide permiso para usarla mientras yo estoy a lo mío. Se lo concedo, y entonces Julia aprende que no siempre la usaré yo de mi propia mano, y lo sabe con la práctica; Mi querida esclava la abofetea, la usa para su placer y el mío propio, hasta que me pide permiso para correrse y se lo niego, entonces ya no es tan divertido tener una lengua en el clítoris, ni los preciosos labios de Julia entre los labios; las hago esperar mientras termino algo, después las miro a ambas, saco la boca de Julia de la entrepierna de Mi esclava, y simplemente examino su cuerpo en profundiad desde la la raíz del pelo hasta la cutícula de las uñas de los pies, y mientras lo hago la humillo.

"Esta noche servirá la cena" - le anuncio a una Julia excitada - "Isa, usted me acompañará a la mesa"

El brillo de los ojos de Mi esclava muestran la felicidad habitual en ella y que perdió hace rato, cuándo le ordené que preparara a Julia para mi, se muestra mimosa, no obstante le paro los pies, le dejo claro que las castigaré a ambas por cada fallo de Julia al servir la mesa, y le ordeno que la eduque al respecto.

Sabe cómo soy, llevamos demasiado tiempo juntos, así que tras pedir permiso para abandonar la cocina, y obtenerlo, se marcha con Julia para darle las indicaciones precisas. Obviamente no le explica que no cenaremos ella y yo solos, no es necesario dar toda la información con demasiada antelación, no es cuestión de ponerla histérica antes de tiempo, ¿o quizá sí? Al fin y al cabo sus padres serán mis invitados esta noche, ¿debería saberlo? Malditas dudas...

Un cuarto de hora antes de que comiencen a llegar mis invitados la despierto de la larga siesta que le he permitido dar, la despierto como siempre despierto a Mi esclava, follándola; me sonríe mientras se corre, me sonríe mientras la lleno, me sigue sonriendo mientras le pongo el collar, las cadenas que unen muñecas y tobillos al collar, y para mi asombro continúa sonriendo cuándo le comunico que no cenaremos solos Mi esclava y yo, sino muy acompañados, tanto que incluso sus padres estarán a la mesa. Tanta sonrisa me escama.

"Lo sé, Señor, mi madre me explicó el miércoles que cenarían con Usted hoy, por eso he venido hoy" - me explica con una amplia sonrisa en los labios.

"¿También le explicó que sería usada, cómo lo será usted, perra? - Le informo a la vez que le pregunto.

La sonrisa desaparece, una mirada de preocupación aparece en su rostro, una pregunta no pronunciada es formulada por sus labios ¿usada?

Si hasta ahora pensaba que todo no era más que un juego, cuándo el jardín empieza a llenarse de invitados y ella tiene que ir pasando entre ellos con una bandeja para ofrecerles una bebida, entiende que no habrá juegos esta noche. Estoy pendiente de ella, por eso veo una lágrima rodar por su mejilla cuándo se acerca a sus padres, una mirada clavada en el suelo mientras les ofrece una bebida, la lágrima es de pura vergüenza.

Me acerco hasta dónde está, le quito la bandeja de las manos y se la entrego a su padre, acto seguido le levanto el mentón y le doy una bofetada, no dice nada, no puede, está hierática, se queda tan inmóvil cómo puede mientras le follo el coño con dos dedos, cuándo doy la demostración por terminada, llevo esos dos dedos a la boca de su madre que los escamonda con lengua y labios para acto seguido recibir una de mis bofetadas como premio; miro a Julia que sigue sin decir nada, en su rostro hay una interrogante tremenda, sus facciones muestran una exclamativa pregunta.

"¿Qué es lo que quiere saber?" - Le pregunto drigiéndome a ella.

"Yo pensaba que el ser sumiso era mi padre, no mi madre" - balbucea Julia.

"Piensa demasiado para ser sólo una aprendiz de sumisa" - le digo sin mirarla - "¿No ha pensado que mi querido amigo y yo pudiéramos tener un acuerdo de cesión de esclavas?"

Julia abre mucho los ojos cuándo ve cómo su padre manosea por debajo de la falda a su madre sin ningún pudor mientras le clava la mirada un instante en las pupilas para luego decirme que prefiere que su hija esté entre mis manos que entre las de cualquier otro Dominante... Me recuerda tanto a ella...

La cena termina, la gente se va, Isa y yo nos vamos a la cama, no sé, ni me importa saber dónde está Julia, estoy tan cansado...

Abro los ojos y lentamente voy despertándome...

"¡¡Vaya siesta te has echado!!" - Comenta alguien.

Lentamente voy volviendo a la realidad, Isa me mira con una sonrisa en los labios y una ceja arqueada, señal de que he hablado mientras dormía

"¿Quién es Juia?" - Pregunta la hija de mi amigo con una sonrisa burlona en los labios

"Alguien de mi pasado" - le respondo mirándola a los ojos.

Tras la siesta una breve charla, después Isa y yo nos despedimos y volvemos a casa, ella sabe quién fue Julia, lo que no sabía hasta esta tarde es cuánto la echo de menos. No dice nada, tampoco es necesario, sabe que me llena por completo, en ese sentido nunca tuvo celos de sus hermanas, total, ¿para qué?

Un saludo

Karl H

martes, 6 de mayo de 2014

Dique seco, cuerdas y cera

Dique seco, cuerdas y cera
Estoy en el dique seco de la inspiración.

Las musas se han ido de vacaciones adelantadas, y no obstante...

... No obstante últimamente la cuerda me inspira, la cera me inspira, así que mezclo cuerda y cera, cera y shibari, y dejo volar la imaginación mientras enseño, y muestro y zancadilleo, y hago dudar, y me doy de esa otra manera en la que también soy yo.

Y soy feliz

Un saludo

Karl H

miércoles, 23 de abril de 2014

Me retiro, vuelvo, me retiro, vuelvo...

Me retiro, vuelvo, me retiro, vuelvo...
Dejo a continuación uno de los relatos que he escrito últimamente:

Me retiro, vuelvo, me retiro, vuelvo...

"¿Cómo puede retirarse uno de lo que es su esencia?" - Me preguntas con un mohín en los labios, afirmando después - " Uno es lo que es, y no hay vuelta de hoja"

Te miro a los ojos y veo en ellos esa sonrisa que siempre me llamó la atención. Estás en medio de la habitación de hotel que hemos tomado. Hace tanto tiempo que no nos encontramos juntos y a solas que por un momento pienso si será buena idea volver a usarte usándote, o si no será mejor seguir usándote no usándote, no tomándote, llamándote de cuándo en vez para hacer de tu día a día un paréntesis. Estás nerviosa y excitada, los pezones marcados bajo el jersey de cuello de cisne que llevas puesto. Sabes, esclava, que me gusta hacerte esperar y desesperas vestida aún ante mí.

Hace años, cuándo me pediste retirarte por un tiempo para poder tener un hijo te lo permití, mas no te liberé ni me pediste siquiera la libertad, veintiocho son muchos años; en este tiempo encontraste un hombre adecuado para ti con el que te casaste, has tenido dos críos, el primero lleva mi nombre a pesar de la insistencia de tu marido para ponerle los nombres de vuestros padres y la extrañeza de vuestras respectivas familias. Nunca le ocultaste a tu marido que me perteneces, ni siquiera antes de casarte con él. Recuerdo el día que me lo presentaste, es una buena persona y te adora, y sé que si te uso él verá cada marca que deje en Mi cuerpo y por una parte me importa un bledo, pero por otra me importas demasiado, sé que os va bien, y no sé si al usarte me cargaré una familia feliz en casi todos los sentidos.

Te mueves inquieta mientras pienso...

"¿Cómo se atreve a presentarse vestida así ante su Dueño?" - Te pregunto de sopetón.

"Si me lo permite, me cambiaré, traigo ropa adecuada en el bolso, Amo" - murmuras a la vez que te sonrojas.

Te permito ir al aseo, te doy justo diez minutos para estar de nuevo adecuadamente vestida ante mi; durante esos diez minutos las dudas vuelven, ¿te uso o no te uso?

Cuándo vuelves, una blusa blanca ha reemplazado ese cuello de cisne con el que te presentaste, una minifalda al vaquero que odio en ti, unos tacones de aguja al calzado estrambótico que traías, la ropa interior ha desaparecido, te colocas en postura de espera ante mi, y vuelves a desesperar que te use.

Me muevo a tu alrededor cómo un león... te deseo tu cuerpo ha cambiado, tus pechos ya no muestran esa imposible altivez que tenían cuándo tenías veinte años, están algo caidos; me paro a tu espalda, te subo la falda sobre las nalgas, me retiro dos pasos y te miro el culo, sonrío, se nota que juegas al tenis, que haces ejercicio, que te has dedicado a cuidar Mi cuerpo durante estos años...

Me saco un foulard negro del bolsilo de detras del pantalón, lo doblo cuidadosamente, te ordeno cerrar los ojos, y lo coloco sobre ellos.... me inclino sobre ti

"¿Sigue siendo tan puta?" - Te pregunto acercando mis labios a tu oído.

"Sigo siendo SU puta, Amo" - puntualizas.

¿Usarte o no usarte? Uff, difícil cuestión... Me apetece deshacerme en ti, usarte cómo lo hacía antes, marcar Mi cuerpo por entero y no volver a usarte hasta que la última marca haya desaparecido, pero... pero nada.

Te arranco de un tirón todos los botones de la blusa, te palpo un segundo las tetas, luego las azoto con las manos, de arriba a abajo y de lado a lado, a cada azote respondes con un placentero quejido, cuándo dejo de azotarlas tus pezones están tan enhiestos que parecen querer abandonar la seguridad de tus tetas, los pellizco y retuerzo durante un par de minutos, y cómo antaño reaccionas eyaculando poniéndolo todo perdido de flujo, un flujo que te sale a chorro de la vagina. Sonrío.

Una vez pensé en ponerte de nombre de esclava "masoka" pero tiene demasiadas aes y lo descarté no obstante sigo pensando que eres puro masoquismo.

"¿Hasta dónde está dispuesta a llegar, esclava?" - Te pregunto en un susurro.

"Puede matarme si lo desea, Amo" - me respondes con seguridad en la voz a la vez que pones recta la espalda, echas los hombros hacia atrás y me ofreces las tetas.

Durante un buen rato sigo azotándolas hasta que aparecen los primeros moretones, entonces me detengo, te quito de foulard de los ojos, y te hago mirarme a los míos, sabes que voy a usarte cómo lo hacía antes cuándo vivíamos juntos y teníamos una relación de puro sadomasoquismo, me sonríes con ojos y labios y simplemente te abandonas entre mis manos para gozar y hacerme gozar...

El día va pasando entre azotes más o menos contundentes y otras prácticas más duras que no vienen al caso, cuándo por fin te envío a la ducha vuelves a sonreirme y me das las gracias porque de nuevo he vuelto a usarte usándote. Estás radiante de felicidad, titubeas, luego me pides permiso para hablar, pero te lo niego, sé qué quieres, vaya si lo sé, y tú sabes que lo sé, así que bajas la cabeza y vas a la ducha...

Cuándo sales del aseo de nuevo vas vestida como te presentaste ante mi. te abofeteo y te hago desnudar Mi cuerpo, te sujeto del pelo y te hago arrodillarte, luego te follo la boca, te saco lágrimas y arcadas en número similar, y cuándo piensas que voy a correrme porque te ordeno que tragues, orino dentro de tu pequeña boca, y claro, tú tragas, cómo debe ser. Acto seguido te hago recoger tus cosas, abro la puerta de la habitación y te dejo desnuda enmedio del pasillo.

Sabes que te volveré a llamar, igual que también yo lo sé, me sonríes antes de que cierre la puerta y comience a pensar si no habrá sido un error usarte. Una vez te dije que soy un ser sádico y tremendamente egoísta, hoy cuándo te has abandonado de nuevo entre mis manos lo sabías por experiencia, y no obstante lo has hecho...

Cuándo comienzo a recoger el material que he usado durante la sesión me encuentro con una nota y unas llaves que no son mías, en la nota me das de nuevo las gracias por haberte usado, me dices que no habrá problemas con tu marido porque llevas demasiado tiempo preparándole para este día y que las llaves son de tu casa, por si me apetece usarte a cualquier hora del día o la noche. Sonrío, eres atrevida a pesar de conocerme y sabes que aunque tenga las llaves de tu casa nunca las usaré a no ser que vivas sola y no es el caso. Luego simplemente abandono la habitación y vuelvo a mis cosas, a mi vida, a mis retiros y mis vueltas, a mi ser yo mismo sin más. Y sí, también a las dudas, al fin y al cabo no soy tan egoísta.

Un saludo

Karl H

lunes, 7 de abril de 2014

Camino

Camino
Últimamente mientras escribo, escucho de nuevo a Serrat que, cómo un salmo canta de manera repetitiva aquello de que escribió Machado y que dice así

"Caminante, son tus huellas
el camino y nada más.
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar
Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar"


Durante el último año y medio he compartido mi particular camino con una buena amiga mía que en un momento determinado quiso probar, experimentar, saber qué era aquello del BDSM, si realmente podría dominarla, someterla, usarla de mi particular manera, sádica unas veces, más sádicas otras; quiso saber qué sentiría al ser azotada, sometida; durante este año y medio largo he crecido como Dominante, y he aprendido bastante más de lo que cualquiera pudiera suponer.

Desde el principio supo que soy sádico, que me da placer provocar dolor, que no daño, eso siempre lo he tenido más que claro; por eso precisamente, porque me repugna provocar daño decidimos separar nuestro común camino y seguir cada cuál el suyo particular

Seguiremos viéndonos, al fin y al cabo somos primero amigos, seguiremos charlando, seguiremos compartiendo una parte del camino, pero será esa parte sociable que todos tenemos, nunca más Ojazos{KH} será mi sumisa, porque cuándo someter implica hacer daño al hacerlo es mejor dejar determinados comportamientos para otras ocasiones, con otras personas que se sientan bien y disfruten al ser sometidas.

Siempre me he sentido extraordinariamente orgulloso de Ojazos porque ha puesto más del 100% en cada paso que dimos juntos para tumbar límites para ir más allá, para crecer como Amo y sumisa, y hacer eso teniendo el carácter dominante es de agradecer y de valorar muy positivamente, cómo por otra parte se merece.

Supongo que estaré un tiempo sin sumisa, mi parte sádica me pide acción, mi parte emocional quietud y supongo que esa quietud es necesaria en tanto en cuánto necesite un tiempo de reflexión, de volver a ser yo mismo sin mi collar unido a nombre alguno; supongo que seguiré yendo a miniquedadas, "cafeses varios" y compartiendo con las amistades momentos diversos, al fin y al cabo soy un ser social y bastante sociable, y simplemente me dejaré fluir porque es algo que necesito, dejarme fluir sin tener que estar permanentemente controlado...

En fin, el tiempo pondrá cada cosa en su lugar.

...

...

...

Un saludo

Karl H

lunes, 31 de marzo de 2014

La violación

La violación
Os dejo a continuación uno de los relatos que he escrito últimamente.

Llevas diciéndome ni recuerdo el tiempo que quieres que te violen, me escribes más o menos cada semana en tu diario esa obsesión que te corroe, me haces propuestas, hablamos de ganbang, hablamos de entregarte a otrxs Dominantes, y cada vez me cambia el gesto porque yo no cedo. El malhumor se ha asentado en cada línea que escribes, y entonces, casi sin querer un día me las ingenio para decirte que sí, que la violdación será llevada a cabo por no menos de 15 personas, me miras a los ojos, me ves mover la mandíbula inferior, sabes que nuestra relación está a punto de irse al carajo, supongo que por eso, me pides que nos olvidemos del tema; asiento con la cabeza, pero ya he tomado una deción, una de esas decisiones inamovibles que tomo a veces ¿quieres una violación? La tendrás.

El tiempo va pasando, a un día le sigue el otro, a cada mes, el siguiente; cambias de ciudad por trabajo, y un día que sé que volverás tarde lo preparo todo. Entro en tu casa, que no en tu hogar, porque tu hogar está dónde estoy yo, y simplemente espero sentado a que des señales de vida. Me telefoneas al salir del trabajo, me dices que vas para casa, que te conectarás a skype para que podamos hablar un rato, me hablas de cansancio, te despides con un "hasta luego, Amo"

Escucho la llave al ser metida en el bombín, la escucho girar, escucho tus pasos, tu bostezo, adivino por dónde andas, a dónde te llevan tus pasos, y entonces...

Entonces te topas con un tipo que parece sacado del concurso de Mister Universo, puro músculo en un cuerpo de 2 por 2 metros, protestas mientras el tipo te sujeta por la cintura, y te carga con tal facilidad que te sientes morir.

Mi cuerpo es echado sobre la mesa del salón, las manos amarradas a las patas de la mesa, la ropa arrancada con violencia, la boca ocupada con dureza, cómo el culo, intentas gritar, pedir ayuda, forcejear, y entonces me buscas, me llamas, le pides al cielo que esto no sea más que una de las maneras que tengo de usarte, lo esperas con toda tu alma; yo no respondo, miro impasible cómo los 25 tíos que he ido conociendo a lo largo de estos meses ocupan Mi cuerpo, lo usan, lo rompen, lo escupen, lo violan.

Cuándo el último tipo se va, permanece Mi cuerpo aún sujeto a la mesa, tú lloras, humillada, usada, vejada, dolorida, balbuceas palabras inconexas... ¿No querías una violación? Pues es lo que has tenido... Me levanto del lugar en el que he estado sentado todo este tiempo, me acerco a ti y te desato las muñecas, te miro a los ojos, los tuyos están radiantes, las lágrimas han desaparecido, notas la dureza en mi mirada; te levantas y me das las gracias; yo respondo con un lacónico "De nada y adiós" y simplemente salgo de tu vida.

Días después me escribes un extenso correo, me pides perdón, me dices que ahora entiendes a qué me refería cuándo hablaba de límites inviolables, y no obstante vuelves a darme las gracias por haber violado uno de mis límites inviolables precisamente para que tuvieras tu violación. Cuándo temino de leer el correo lo mando a la papelera, y con él todos los proyectos que una vez tuve contigo, todas las expectativas y una parte importante de mi alma.

Un saludo

Karl H

domingo, 30 de marzo de 2014

IV Bondage Picnic Around the World (Anuncio)

IV Bondage Picnic Around the World
Se está preparando el IVBondage Picnic Around the World 2014, el evento ya tiene fecha, el 29 de junio próximo, y etiquetas en Twitter y Fb #BondagePicnic, así cómo una página oficial del evento global en Facebook y un grupo enFetLife.

La idea, cómo en años precedentes es realizar "una salida para pasar el día al aire libre y en plena naturaleza, comer algo y hacer Bondage" y hacerlo alrededor de todo el mundo y claro, en lugares públicos, puesto que se intenta promover y dar a conocer el Bondage a nivel social al resto del mundo.

En el grupo de FetLife podéis ver si se está organizando el Bondage Picnic cerca o en la ciudad que residís, por ahora en España que se pueda ver en las siguientes ciudades se está organizando el evento: Asturias, Barcelona, Madrid, Málaga, Sevilla y Valencia.

Os dejo aquí abajo los carteles anunciadores del evento de México DF y el general de los oranizadores, respectivamente.

Cartel anunciador Calabozo MX. Diseño KrystaldeSade



Cartel anunciador IV Bondage Picnic Around the World (29/06/2014)



Debido a que los distintos eventos que se den a lo largo y ancho de la Pachamama están aún siendo organizados, no se conocen aún algunos de los lugares físicos que cada grupo escogerá para desarrollar su salida y pasar un día de campo y cuerdas, así que nada más podemos decir por ahora.

Un saludo

Karl H

domingo, 9 de marzo de 2014

Veinticuatro horas

Veinticuatro horas
Dejo a continuación uno de los relatos que he escrito "últimamente"

Llego a casa, te busco y te encuentro en la piscina tumbada en el bordillo, desnuda, sonrío y pienso en lo cabrón que soy a veces, no obstante la sonrisa no me abandona el rostro, y simplemente hago lo que me apetece, me pongo en cuclillas, meto un dedo entre tus labios y te masturbo para decirte "Hola, ¿qué tal?" Al rato andas loca por correrte, y yo loco porque no lo hagas, cuándo veo que no aguantarás más, dejo de masturbarte y me piro a hacer la comida...

Tras la comida, la siesta; vienes a despertarme de esa única manera en que se me puede despertar a mi sin que te mande a freir espárragos o me ponga más violento de lo normal...

¿Violento? ¿Acaso soy violento? Umm, sí, sin duda lo soy, ejercer violencia sobre alguien no es darle un par de ostias, que tambén se las doy, sino impedirle u obligarle a ir contra su voluntad imponiéndole la tuya, sin duda la D/s es violenta, se mire como se mire.

Dejo de pensar, te agarro por la nuca y te clavo aquello que has osado meterte en la boca sin mi consentimiento hasta más allá de la garganta, das dos arcadas y casi inmediatamente las lágrimas hacen puenting desde tus ojazos, y entonces mientras sonrío acepto que te corras, y lo haces, el alivio se ve reflejado en tu rostro... llevas la friolera de catorce días sin poderte correr, tú que a puta no te gana ni santa María Magdalena, lloras y lloras, lloras por los puntazos bestiales que te doy, y también lloras porque lo necesitas, ha sido correrte y echarte a llorar, me miras a los ojos, y te sonrío, luego río a carcajadas, y tú sabes aún sin preguntarme que se me ha ocurrido alguna maldad para hacer en ti, para obtener el placer que me da poderte usar cómo se me antoje...

A las diez de la noche tienes tu orgasmo número veinticinco, odias que pase de un extremo al otro, que sea tan sádico obligándote a correrte, obligándote a eyacular, las piernas no te sujetan, la serenidad de tu rostro se perdió hace tiempo ya, sufres entre mis manos, te sientes cerca y lejos a un tiempo de tu Dueño, tan pronto me quieres como me odias, jajaja, no te aclaras, eh...

La diversión se acaba tras la cena, hoy no me apetece verte vomitar, prefiero encender el portátil y compartir contigo sofá, relax y película on line, echas la cabeza sobre mis piernas y te duermes tras el segundo de los diálogos de una película lenta como una tortuga, te mueves inquieta, es curioso que no puedas dormir conmigo en la cama y sí en el sofá, a veces pienso que ese no dormirte tiene que ver más con esa certeza que tienes de que duermes con un animal salvaje que con el colchón. Cambio la peli aburrida y lenta por algo de música y la lectura de un libro... Hasta que el día termina y empieza un nuevo día con sus respectivas veinticuatro horas, cómo no podía ser de otro modo...

Un saludo

Karl H

viernes, 7 de marzo de 2014

El BDSM en la radio

El BDSM en la radio
Últimamente parece que la radio "se atreve" a hablar de BDSM, a poner en claro algunas magnitudes del sadomasoquismo y el BDSM o simplemente a leer un relato BDSM de nuestra Devil Inside en el primer número de un nuevo programa.

Os dejo a continuación los enlaces a dos programas, uno consolidado de Cataluinya Radio llamado "Las mil i una nits" de María del Pau Janet que se emitió el pasado 27/02/2014 y que obviamente está en catalán, aunque con un mínimo de atención se entiende perfectamente. Y el otro que apareció en las ondas el pasado día 17/12/2013, llamado "Micrófono sexológico," de Radio Vallekas

"BDSM y Masoquisme: actualizat"

"Permiso" de Devil Inside

Un saludo

Karl H

domingo, 23 de febrero de 2014

Práctica extrema con clavos

Práctica extrema con clavos
Os dejo hoy un cuento que alguien me envió hace tiempo, y que nada tiene que ver con el BDSM, o quizá sí.

Érase una vez un chico con mal carácter. Su padre le dió un saco de clavos y le dijo que clavara uno en la cerca del jardín cada vez que perdiera la paciencia o se enfadara con alguien.

El primer día clavó 37 clavos. Durante las semanas siguientes se concentró en controlarse y día a día disminuyó la cantidad de clavos nuevos en la cerca. Había descubierto que era más fácil controlarse que clavar clavos.

Finalmente llegó un día en el que ya no clavaba ningún nuevo clavo. Entonces fué a ver a su padre para explicárselo.

Su padre le dijo que era el momento de quitar un clavo por cada día que no perdiera la paciencia. Los días pasaron y finalmente el chico pudo decir a su padre que había quitado todos los clavos de la cerca.

El padre condujo a su hijo hasta la cerca y le dijo:

"Hijo mío, te has comportado muy bien, pero mira todos los agujeros que han quedado en la cerca, Ya nunca será como antes. Cuando discutes con alguien y le dices cualquier cosa ofensiva le dejas una herida como ésta. Puedes clavar una navaja a un hombre y después retirarla, pero siempre quedará la herida. No importan las veces que le pidas perdón, la herida permanecerá. Una herida provocada con la palabra hace tanto daño como una herida física. Los amigos son joyas raras de encontrar. Estan listos para escucharte cuando tienes necesidad, te sostienen y te abren su corazón. Enseña a tus amigos cómo les quieres."

Un saludo

Karl H

domingo, 26 de enero de 2014

Un chistecito sobre... lugares inadecuados para pasear

En los jardines de un hospital psiquiátrico se reúnen a conversar seis trastornados mentales: Un zoofilico, un sádico, un asesino, un necrofílico, un pirómano y un masoquista.

Y sin saber cómo ocupar su tiempo, el zoofilico rompe el silencio al ver pasar a un gato y dice:

- ¿Y si nos violamos al gato?

-¡Eso, eso, vamos a violar al gato y después lo torturamos...! - Exclama el sádico

Dice el asesino: -¡Vamos a violarnos el gato, torturarlo y después lo matamos!

Dice el necrofílico: -¡¡Si, Si!!, ¡Vamos a violarnos el gato, torturarlo, matarlo y después nos lo follamos!

Y dice el pirómano: -¡Eso!... ¡Vamos a violarnos el gato, torturarlo, matarlo, nos lo volvemos a follar y le prendemos fuego!

Se hace un repentino silencio, todos miran al masoquista y le preguntan:

- ¿Y tú qué cabrón?, ¿no dices nada?

Y el masoquista dice: *Miiiiiaaaaauuuuuu*"

Un saludito

Karl H

viernes, 24 de enero de 2014

Tus labios

Tus labios
Os dejo a continuación uno de los relatos que he escrito últimamente, espero que os guste.

Suelto el gato tras azotarte las nalgas mientras oigo tus sollozos, mientras pienso en que te mereces un abrazo, y no, no espero lo que ocurre a continuación.

Sujetas el gato con la mano derecha, te giras, me miras a los ojos, dudas, mi mirada cambia, los labios te tiemblan como te tiembla el cuerpo entero, durante un instante me retas, es sólo un segundo, pero por fin acabas por bajar la mirada, levantar la mano que porta el gato, y colocarlo entre tus dientes, y sujetarlo, y esperar a que te lo reclame para depositarlo con suavidad en la palma de mi mano, y esperas una eternidad, y el gato no es reclamado, es retirado de tu boca, y colocado en tu mano.

Te sorprende mi orden tanto como a mi mismo. Me miras a los ojos, y ves en ellos una sonrisa.

Me giro y espero el azote que te he ordenado darme, pero no llega, así que de nuevo me giro, y te hago mirarme a los ojos, y te pregunto si de nuevo piensas desobedecerme, niegas con la cabeza, y yo de nuevo me giro, y no tengo mucho que esperar cuándo cae el azote, duro, contundente, dado con ira, con auténtica mala leche.

Me giro aún con la sonrisa en los ojos, te doy las gracias, y te abrazo, e intento que te olvides del correctivo que hace un rato te di por desobedecerme, tú lloras desconsoladamente, me pides perdón, me dices que no volverá a ocurrir, luego te serenas, te llevo a la ducha, y te dejo bajo el chorro mientras preparo algo que sé que no te gustará porque odias lo público.

Cuándo sales de la ducha encuentras sobre la cama la ropa que deberás llevar, no dices nada, simplemente comienzas a colocártela, primero el liguero, después las medias y los zapatos de tacón, más tarde la minifalda, por último la blusa; y es al retirar la blusa de encima de la cama cuándo ves la máscara.

Una vez te dije que te sacaría de paseo, que te pondria el collar, y la correa y una máscara veneciana, y también te dije que no olvidarías ese día.

Fuera llueve, el cielo entero se está cayendo sobre la tierra, me miras sólo un instante, después cierras los ojos mientras te coloco la másca veneciana, el collar y la correa, y tiro de ti

Fuera hace frío, las gotas de lluvia van desnudándote, caminas delante de mi, meneando las caderas, marcando cada paso, me gusta verte así, provocadora, sonrío, y luego se me escapa una carcajada, tú tiras de mi, tu necesidad de volver a la privacidad de nuestra casa es cada vez mayor, y justo cuándo doblamos la última esquina antes de entrar en casa te detienes, esperándonos están tus padres, exclamas un "Dios" que casi lo hace presente, no sabes dónde meterte, qué pensar, tiro de ti, les saludo, e intento pasar de largo, pero entonces tu padre me detiene, me pregunta por ti, le digo que estás trabajando, y aunque te tiene ante sus narices, sólo acierta a mirarte las piernas, desde los tobillos hasta las nalgas, me disculpo con él y sigo mi camino.

Cuándo por fin te despojo de la mascara veneciana tiemblas, tus nervios están a flor de piel, miro esos puñeteros labios tuyos que me atraen como imanes y casi puedo sentirlos rozando los míos, te beso en la boca, es un beso largo, profundo, te despojo del resto de la ropa, y busco con ansia tu polla, me miras a los ojos, y balbuceas algo sobre el hecho de que tus padres están fuera, hasta que me bajo la cremallera, y me saco la polla, y te olvidas de todo maricón, y simplemente nos reencontramos, nuestros cuerpos se funden, como se funden nuestras bocas, y entonces el mundo entero pasa a mejor vida...

Un saludito

Karl H

lunes, 20 de enero de 2014

Esa cosa llamada sociabilidad

Esa cosa llamada sociabilidad
Yo tengo sólo uno cuántos amigos, unos cuántos conocidos, y otros cuántos "medio-amigos" "medio-conocidos", algunos están en España, a lo largo y ancho de los ocho puntos cardinales, otros repartidos por el mundo. Con estos últimos me relacionaba antes de la crisis por medio de las redes sociales, a algunos de ellos hoy día les supone una factura demasiado cara de pagar ese lujo llamado Internet, así que un buen día fueron desapreciendo sus actividades vía perfil, y empezaron a llegar las postales, esas de toda la vida sin sobre y con sellos, garabateadas en un rato de café a cuarenta grados bajo cero en una cafetería mientras disfruta de la excasa hora en la que el sol sale en aquellas latitudes y me comenta que echa de menos y también de más los 40º que normalmente hace en verano aquí dónde tengo puesto el sombrero estos días.

Ciertamente la manera de socializar ha cambiado tanto que parecería que quién no está en ese 10% de Internet que se ve simplemente no existe, cuándo la realidad es por completo otra, distinta, tan distinta que está muy lejos de ceros y unos, de bytes, megas y teras, de teclados, ratones y tabletas, por mucho que nos empeñemos en usarlos, porque como bien decía anoche una amiga mía que sueña, come y duerme en Zaragoza, a veces le parece irreal el mundo de FetLife, supongo que será porque lo es, es tan irreal cómo cualquier otra red social en la que sólo aparecen las bondades de la vida y las relaciones, cómo si de los mundos de Yupi se tratara, no hay "mierdas" ni malos rollos, sólo cosas buenas, irrealidad para pasar el rato.

Y si bien es cierto que la red social cómo tal sirve para saber qué andan haciendo tus "amigos", no es menos cierto que no sirve para saber algo más importante: cómo están tus "amigos", porque la información se vuelve obsoleta a una velocidad de vértigo y por mucho que intentes seguirlos a todos, en cuanto tienes más de cinco contactos la cosa se hace poco menos que imposible, y entonces ocurre algo, se cambia la calidad en las relaciones por la cantidad de relaciones, y mi perfil, por ejemplo, parece ser un ejemplo del principio de obsolescencia de la información porque por hache o por be no entro o entro poco a decir qué ando haciendo, qué ando pensando, o simplemente porque nada digo, porque no me apetece poner mi intimidad al descubierto, ojo, no digo que sea malo hacerlo, simplemente en este momento de mi vida no me apetece hacerlo .oO(¿acaso no lo hago ya por "aquí"?)

Quizá a estas alturas del texto os preguntéis qué tiene esto que ver con el BDSM. La respuesta es simple, todo y nada a un tiempo:

Todo porque parece que la prisa que hay en redes sociales como FetLife se traslada más tarde a la realidad de a pie de calle, con lo jodido que tiene el tema, puesto que si de algo necesita quién practica BDSM es de paciencia y de ir asentando cada paso del camino, las prisas pues, son casi parte de los tabúes del BDSM, que haberlos haylos,

Nada porque a la postre esa característica obsolescencia que tienen la información en las redes sociales, jamás podrá pasar a pie de calle en cuánto a la información en sí

Y si bien es cierto que existen grupos en FetLife, cómo BDSM para principiantes y otros, la cantidad de información es tal que abruma, que hace casi imposible aprender aprehendiendo de cada hilo, de cada tema expuesto, de cada opinión, la información pues aparece en tal cantidad que más que asentar unas pocas bases, se tiende a generar más dudas que respuestas se dan.

¿Y para qué sirve tanta información? En documentación, cuándo alguien busca un término determinado en un buscador tipo google, los resultados que da el buscador se dividen según la pertinencia o impertinencia con el objeto de la búsqueda. Así, si buscas sobre gatos azotar, todo lo que aparece que tenga que ver con felinos o peces gato serán resultados impertinentes, puesto que nada tienen que ver con gatos, o cómo los llaman los ingleses, floggers, claro que si buscas por el término inglés, te encuentras que medio mundo que tiene un Fotolog es un flogger, aparte de que el flogger es un baile... demasiados significados para una misma palabra que en el mundillo se tiene por cierto que sólo se usa para denominar el gato que se usa para azotar... cachis con las nuevas tecnologías...

Ya, ya sé que me he salido del tema inicial, supongo que hoy ando divagando más de lo normal y de una cosa paso a otra casi sin mediar conjunción, ya sea temática o planetaria, supongo que echo de menos aquél mundo en el que todo era tan fácil, un mundo sin teléfonos móviles, ceros y unos, redes sociales, términos polisémicos y en el que la información se pasaba oralmente casi cómo si de un cuento se tratara, un cuento, qué, cómo me recordaba el otro día mi amiga de Zaragoza, se contaba a la luz de la lumbre; ciertamente, se ha perdido esa oralidad, esa mirada de entendimiento, esa humanidad, ese regalo que era recibir de otro ser humano el conocimiento hecho verbo.

Por hoy lo dejo aquí...

Un saludito

Karl H

domingo, 12 de enero de 2014

El precio del conocimiento

El precio del conocimiento
A pesar de que según un test que hice, uso los dos hemisferios del cerebro casi en el mismo porcentaje, últimamente no dejo de andar pensativo, pensando y pensando me surgen preguntas e incomprensiones también...

¿Tiene un precio el conocimiento? ¿Acaso se puede vender lo que se conoce, lo que se sabe? ¿Cómo se le da valor al conocimiento adquirido tras digerir datos obtenidos de la experiencia, la comunidación con miles de personas, o la charla ante un café con un apreciado amigo?

A veces no entiendo en qué mundo vivimos, y no lo entiendo porque lo que para mi es una manera de sentir para otros es una manera de vender, de hacer negocio, y ojo, no digo que sea malo, ni bueno tampoco simplemente no entiendo cómo se tasa el conocimiento. Y no, no me vale que me respondan que se tasan las horas empleadas en transmitirlo.

Ahí lo dejo

Karl H

miércoles, 8 de enero de 2014

Una de cal y otra de arena

Una de cal y otra de arena
Os dejo un pensamiento, algo que ando estos días pensando y que tiene que ver con algo que leí no hace mucho, era la pregunta de alguien que se aproxima a esto del BDSM, la pregunta era, ¿qué es para ti el BDSM, un juego o una forma de vida? Y la respuesta es muy simple, es parte de tu sexualidad, si tu sexualidad es para ti un juego, será un juego, si para ti tu sexualidad es algo "más serio" conformará un estilo de vida alrededor del cuál te mueves y respiras, no porque le des a la sexualidad el lugar más importante de tu vida, sino porque no tiene sentido estar con una persona que siente que su sexualidad y la tuya van por caminos distintos y no sólo jamás se cruzarán, sino que ni siquiera se aproximarán.

Decía alguien a quién conocí hace tiempo, lo que yo por entonces creía una burrada y que el tiempo puso en su lugar como una de esas barbaridades que acaban siendo una gran verdad: "el hombre es feliz si está bien comido, bien dormido, y bien jodido" se refería con esta frase al hombre en general, incluyendo a la mujer.

Pero volviendo al BDSM, si bien se empieza cómo una manera distinta de practicar sexo, ya sea mediante un azote, una humillación, una irrumación, o penetrando y echando 10 quiquis todos seguidos, sin sacarla... de España (jeje), una vez comienzas a practicar, la curiosidad hace que comiences a leer, informarte, buscar otra práctica, ir más allá, preguntar, y cuándo te quieres dar cuenta forma parte de tu vida y ya no puedes dejarlo porque la satisfacción que produce no es comparable con absolutamente nada en este mundo, la mezcla de poder y placer en el ser Dominante no se encuentra en ningún otro lugar, las explosiones de adrenalina que se dan en las sesiones no las hallas ni haciendo puenting, ni tirándote en paracaídas, ni de coña, y lo que para algunos empezó siendo un juego, parte de sus vidas, con el tiempo pasa a formar una manera filosófica de ser, sentir, y obrar en consecuencia. Es decir a ser un estilo de vida.

¿Y qué decir del subespace? Que yo sepa la sumisa una vez lo es, una vez encuentra en un Dominante lo que no encontrará en una relación vainilla, tampoco podrá dejar de vivir su sexualidad fuera del BDSM, aunque no practique todas las letras...

Un saludito

Karl H

miércoles, 1 de enero de 2014

Gracias por este 2013 y Feliz 2014

La verdad es que cuándo empezamos a escribir este blog allá por febrero de 2013, nunca pensamos que en poco menos de diez meses tendríamos la cantidad de lectores que hemos tenido, nos sorprende gratamente por una parte y bárbaramente por otra contar con tantos visitantes y de tantos lugares del mundo.

Hoy, en las primeras horas de este 2014, que queremos felicitaros desde estas páginas, nos sorpende leer que en el último año las visitas han sido de un total de: 19.449 (a las 02:57 del 01/01/2014)

Se dice pronto, cómo se dice pronto que el personal en todo este tiempo y a pesar de haber abierto los comentarios para que sean dejados por cualquiera, sólo haya dejado entrever su existencia por medio de tan sólo 102 comentarios, que, como incluyen los nuestros son menos aún de los que aparecen.

Esperamos seguir escribiendo el blog durante este 2014 que comienza, supongo que, dependiendo del tiempo libre que tengamos unos meses publicaremos más entradas, y otros menos, no obstante lo anterior, queremos daros las gracias a todos los que por Cualquiera No Sirve aparecéis o habéis aparecido para leernos, y hacer con vuestras visitas que cada día nos ilusionemos por seguir adelante dejando caer lo que escribmos con el alma y las entrañas.

Lo dicho:

¡Feliz Año 2014!

Karl H y Ojazos{KH}