viernes, 10 de febrero de 2017

Días oscuros...

Por lo que se ve llegan días oscuros, días de esos que dan lugar a años, quizá a periodos de puritanismo y moralina, de ética malentendida, y de falta de respeto, y claro de derechos...

Que, ¿por qué digo esto?

Ya hace unos días que FetLife está siendo atacada1 (para mi es un ataque en toda regla) por quiénes no toleran ni respetan que cada cuál pueda tener su distinto sentir y sensibilidad, y a tenor de ello los administradores del lugar hayan tenido que salir deprisa y corriendo a elminar perfiles enteros, perfiles sembrados durante años, de fotografías y expresiones, que al parecer, por ser distintas y bastante mal comprendidas pueden ser atacadas desde fuera, ya sea por empresas de tarjetas de crédito o por bancos enteros...

Y digo yo, ¿acaso no es cierto que el movimiento se demuestra andando?, ¿acaso no es cierto que en el mundo, no sólo en FetLife, sino en toda la Pachamama somos suficientes los practicantes de BDSM, en toda su anchura y profundidad, cómo para crear un Lobby de poder?

Yo sé que en España cada vez que me meto en camisa de trece varas en una sesión, e inmovilizo a c, y la azoto, y la marco, estoy comentiendo un delito tras otro, sí delinco porque las leyes están hechas por y para una generalidad vainilla con una moral y una ética determinadas y para evitar abusos; sé por ejemplo que cualquier acuerdo en el que una persona niega de sus derechos y libertades es nulo de pleno derecho, así que por mucho consenso que haya ese consenso es nulo, tomayá... nos movemos demasiado en la cuerda floja de lo que quiera entender el juez o policía de turno qué forma parte de nuestra sexualidad y qué es un delito en toda regla, punible, claro, ¡faltaba más!

Me parece a mi que cómo no nos pongamos en movimiento y nos dejemos de andar hurgando dentro de los armarios dentro de poco estaremos algo más que perseguidos por aquello de que los derechos individuales vienen determinados por la moral general, y la generalidad es vainilla y además se otorga el derecho de meterse a legislar sobre lo que sí y lo que no podemos hacer en nuestra intimidad, y con nuestras intimidades.

Un saludito

1 Para más info, véanse:

No hay comentarios: