miércoles, 25 de diciembre de 2013

¿Manías, principios, o simplicidad?

¿Manías, principios, o simplicidad?
Aprovechando que es Navidad, y estamos en fiestas familiares, os dejo un relato familiar, jeje

Vienes a mi, a ponerte entre mis manos, tú que me has dicho que eres casada, tú a quién dejé claro tras el primer saludo que soy un ser sádico, y aún así me rogaste y suplicaste un periodo de prueba, ya entonces te dije que no, pero insististe, e insististe, y aún sigues insistiendo para que te use como uso a quiénes se ponen entre mis manos.

Tras el primer azote me reclamas que no puedes volver con marcas a tu casa, me hablas de respeto, el respeto a tu matrimonio que tú no tienes, sino, no buscarías a otro hombre, ni otras manos que te hicieran sentir fuera del matrimonio; te lo dejo claro, y pronuncias la palabra clave, detienes, porque puedes, la práctica recién iniciada.

Hablamos durante horas, yo medio cabreado conmigo mismo, al fin y al cabo ya lo sabía, ya sabía yo que aparecería la mujer del tipo comprensivo que entiende que tiene que buscarse, y exigiría el derecho a no volver marcada a casa, y aún así viajé para conocerte, ¡menuda estupidez!

Intento liberarte, y no quieres oír hablar de ello, entonces te doy la orden más simple que puede darse:

"Telefonéale y dile que esta noche no irás a casa, dile también que cuándo vuelvas habrá morados en MI cuerpo y que no podrá decir esta boca es mía cuándo le niegues el sexo que le das porque tu Amo así lo ha decidido" - Exijo

Me mira durante unos minutos, luego sin más se viste, y llama por teléfono, al otro lado suena una voz varonil, durante un rato le da explicaciones, luego cuelga, su cara es un poema, sus ojos reflejan todas las dudas de este mundo y del otro también; me mira a los ojos y espera.

Decido no hablarle, sólo usarla, sé que después me pedirá la libertad, pero ahora es MÍA, así lo ha decidido. La sujeto por el pelo, y la arrastro fuera de la habitación que durante un día nos acogerá, la llevo a la calle, la tumbo sobre su coche, le levanto la minifalda, le arranco las bragas y meto dos dedos en MI coño; no me sorprende encontrarlo más que húmedo, chorreante. Gime mientras muevo los dedos dentro, mientras la follo sobre el capó del coche, la gente pasa, la mira, la etiqueta, murmura, ella va sintiéndose cada vez más libre, hasta que me pide permiso para correrse y se lo niego, no lo esperaba, aguanta sin correrse, y sigue aguantando hasta que los músculos me avisan de que se va a correr, entonces saco los dedos, le meto la polla en la boca y la follo con dureza, ella intenta negarse a ser follada por allí, la escupe, mira hacia un lado, y entonces me vuelvo realmente cabrón, le inmovilizo la cabeza y la sigo follando hasta que las arcadas hacen que se corra sin mi consentimiento; entonces le saco la polla de la boca, me la seco con su pelo, y la hago mirarme a los ojos, le muestro mi decepción; luego regreso a mi habitación, ella me sigue con el sentimiento de culpa necesario para que el sádico pueda hacer su agosto. Ella lo sabe, yo lo sé.

Y no obstante hoy, mientras se viste para volver a su casa con su marido me mira pasmada, "culiabierta", "coñiabierta" y boquiabierta, el cuerpo dolorido, la piel blanca, ausente de marcas, En su mirada hay dolor, es un dolor distinto al que provoca el sádico que hay en mí, es el dolor de una perra abandonada que se niega a no volver a ver a su Dueño.

"¿Podrías ser Amo de los dos?, mi marido también es sumiso y masoquista" - me propone con las lágrimas llenándole los ojos.

No digo nada, no he dicho nada desde que decidí no hacerlo, no obstante esta proposición es muy tentadora, demasiado, no me gustan sexualmente los hombres, no obstante al sádico le importa un carajo el género del cuerpo sobre el que provoca dolor, y es el sádico que hay en mí quién decide.

"Vamos a tu casa"

Hago mi maleta, pago la cuenta del hotel, y me dejo llevar a un hogar que no es el mío y que sé perfectamente que dejará de ser el hogar de esta perra masoquista que conduce a mi lado. Sé perfectamente lo que haré, no es la primera vez que me meto en camisa de trece varas con un matrimonio, los usaré a los dos a la vez, a él por omisión, a ella por acción.

Cuando entramos en la casa el marido ni se inmuta lo que deja claro que la proposición fue hablada con anterioridad, me llama Señor, y se pone a mis pies, pero cómo no es dónde lo quiero le digo a MI perra que lo desnude y le ponga la polla morcillona mientras voy sacando una cuerda de 4 mm que hará que me odie a muerte; una vez desnudo, le ato la polla a la cintura, hacia atrás, pasádosela entre las pelotas, unas pelotas que la encerrarán y que le dolerán a medida que se empalme, luego le hago ponerse a cuatro patas, sobre el suelo, la desnudo a ella, y la coloco tumbada sobre la espalda de él, y saco el gato, y el resto de mis herramientas, y sí, la azoto, y no pienso en no marcarla, sino en todo lo contrario, un buen rato después ambos gimen de placentero dolor; la sesión va viento en popa, hasta que decido follarle la boca a él, humillarlos a los dos así, no me mola su boca, no obstante ver la mirada de MI perra me pone a mil por hora; y entonces ocurre algo que no estaba en el guión, aparece la hija de ambos, la miro a los ojos, y veo una mirada de auténtico ¿terror emocional?, le tiendo la mano para que se aproxime, ella mientras mira mis herramientas, repartidas por todo el salón, y entonces sonríe, y asiente, y viene hasta mi, y acepta ser parte de la sesión, y al hacerlo los padres se cabrean, y primero me exijen, y luego me ruegan que no toque a su hija, que haga con ellos lo que quiera, pero a su hija no ¿por qué no? ¿Es mayor de edad? La respuesta es positiva, tan positiva como su disposición a entregárseme, y entonces lo veo todo claro, y entiendo y sé, y simplemente paro la sesión, desato al padre, recojo mis bártulos y me piro de allí hacia el aeropuerto, y ahora mientras pienso en aquella frase que se le escapó a la mujer que quería ser a toda costa MI perra, entiendo que me han tomado el pelo de la manera más simple posible, que me han mentido, y sí, ya sé que la sesión podría haber sido de órdago, y que tener a tres miembros de una misma familia como esclavos habría sido el no va más, pero... no soporto la mentira, prefiero estar solo que mal acompañado, manías de sádico con principios...

Un saludito

Karl H

domingo, 22 de diciembre de 2013

¿Qué es un ser Dominante?

¿Qué es un ser Dominante?
Llevo unos días pensando en todo lo que últimamente también se denomina BDSM, parece cómo si en el mueble con estanterías que es el BDSM cupiera absolutamente todo, kinkis, sexo duro sin más, mala educación, machismo, dominantes de tres al cuarto, y sumisos exigentes, y entre medias gente que llega de todas partes buscando autodefinirse sin pasar por el kiosko, encontrar una "normalidad" en sus maneras de sentir, de pensar, y de querer obrar en consecuencia, y claro, van y abren el mueble, y hay tantísmas cosas en las estanterías que algunas se les caen encima, y les toca, aún sin tener idea de cómo hacerlo, catalogar el contenido de cada estantería, y comienzan las dudas, y las preguntas y el camino se les hace tan cuesta arriba que unos desisten y otros simplemente se dejan aconsejar, tutorar por cualquiera que se autodenomine dominante, master, Amx.

Supongo que todo el mundo tiene una definición de lo que es ser Dominante, y aún así no hablo de serlo en el supermercado, la frutería o un juego de guerra como travian, no hablo de liderazgo tampoco, sino de dominancia, de ser dominante con respecto a otra persona dentro de una relación BDSM; obviamente me puedo equivocar, no obstante me atrevo a definir ese sentir, esa manera de obrar que debe, sí, debe, estar en cada Dominante. Vamos a ello.

"Un ser Dominante es aquella persona que primero se domina a sí misma y luego a otras, llamadas por oposición, sumisas"

Y sí ya sé que parece obvia la definición, pero aún a pesar de la obviedad, ¿cuántos foros, hilos, etcétera no están llenos de supuestos seres dominantes que se tiran la casa al completo a la cabeza por una simple diferencia de opinión?, ¿dónde está ahí la dominancia?, ¿dónde el dominarse?, ¿dónde el dominante? Dominar no consiste precisamente en aceptar la entrega, ni en exigir la entrega del ser sumiso, consiste en subyugar, en someter su voluntad a la tuya para ser tú mismo através de él, para que él sea él mismo a través de ti, lo otro puede ser un juego, incluso un conjunto de ellos, puedes ser SM o Bondage, pero no será jamás D/s, no si no hay Dominante, si no hay imposición de la voluntad mediante el sometimiento del ser sumiso, no de motu proprio, sino por ser dominado.

Ala, ahí lo dejo

Un saludito

Karl H

viernes, 20 de diciembre de 2013

Esclava de

Esclava de
Os dejo algo que escribí hace unos días...

Acabo de leer Historia de O, y he sentido una tremenda repulsión hacia la manera de tratar a la protagonista del libro como un objeto, como algo que usar y tirar, siempre a disposición del Amo, o a disposición de quién Él determine que puede usarla, he sentido nauseas leyendo el libro, y no obstante...

Y no obstante ha habido episodios del libro en los que he notado un aumento de la líbido, un aumento de la cantidad de flujo de mi coño, un aumento en el tamaño de mis pezones, un aumento en mi toda, y sí, un deseo de ser ella misma objeto deseado y usado, hembra, puta y perra, esclava de.

Supongo que por eso he empezado a buscar información en internet, y he llegado a ese foro, a ese Club en el que sus miembros intercalan relatos muy subidos de tono, fotografías de sus sesiones, música, e información de sus experiencias; y he leído a un Amo, he anotado su nombre en mi agenda, y buscado todos sus mensajes, y he encontrado su blog, y lo he leído, y lo he madurado, y lo he encontrado en una red social, y le he puesto cara, y he llorado amargamente cuándo le he reconocido. Es mi marido.

Recuerdo cuántas veces intentó hablarme de su ser verdadero, de sus sentires, de sus necesidades, y yo me aperté, le dejé la palabra en la boca y hui, recuerdo las veces que al sujetarme del pelo mientras me hacía el amor de manera brusca, dura, le dejé solo en la cama, y me marché al cuarto de invitados, recuerdo ahora las veces en que intentó ser él mismo conmigo y le coharté, recuerdo el día que decidí apartarlo de mi, echarlo de mi lado, y sí, lloro, porque tiene sumisa y no soy yo, y le necesito a mi lado, necesito que me inicie que sea mi Amo, el dominante que es siempre, en todas partes hecho Amo por mi entrega. Durante meses leo, me informo, callo, y una noche de viernes, cuándo regresa de la ciudad y mete la llave en el bombín, y abre la puerta, me encuentra ante Él, desnuda, el cuerpo perfumado levemente, dispuesta a ser SUYA; le miro a los ojos y veo en su mirada una profunda tristeza, tan profunda cómo aquél relato que leí en su blog. Entiendo entonces que hablaba de mí, de mi marcha, de su dolor, y también de su alegría cuándo por fin consiguió desvincularse de mí.

"Tómame, Amo, soy TUYA" - Le consigo susurrar.

"No me llame Amo, no tiene ese derecho" - Me responde.

Luego me rodea, dejándome de rodillas tras Él, se mete en el baño, oigo el agua de la ducha correr, no aparece hasta casi dos horas después, y entonces es para hacer la maleta y marcharse.

Lleva dos meses fuera de casa. Supongo que me merezco algo así. Todos los días visito su perfil, intento leer qué hace, y simplemente no hace nada, o no lo dice, su perfil no ha cambiado un épice desde aquella noche, Ahora las noches se hacen muy largas, como también los días, las horas parecen tener un año completo, le echo de menos, echo de menos su presencia, echo de menos oírle por la casa, echo de menos a mi marido, y sin haber sabido nada del Amo, echo de menos al Amo, supongo que por eso cada noche, antes de ir a dormir, perfumo el que yo considero SU cuerpo antes de irme a nuestra cama desnuda, expectante; duermo mal, me despierto y mi primer pensamiento es para Él. Odio este silencio.

Le he enviado un correo electrónico con un diario que he ido llevando con todo lo que siento, con todo lo que su silencio me hace sentir y ha vuelto, y ha depositado un único beso en mi mejilla, y se ha sentado frente a mi, y tras ni recuerdo los años, hemos hablado, y me ha dicho quién es Él, y me ha dicho qué espera de su esclava, y me ha dejado claro que me dará un periodo de prueba de un año, tras lo cuál decidirá si me acepta o no en su cuadra; luego ha llamado por teléfono a alguien, y alguien ha llegado, y me ha hecho poner de rodillas, y mirarles, y entonces la ha tomado, y sí, hoy por fin, ha sido el día más feliz de mi vida, mi primer día como esclava de; sé que disfrutaré de cada vez que me use, que me humille, que simplemente sea Él a través de mi.

Un saludo

Karl H

jueves, 19 de diciembre de 2013

Hoy

Hoy
Os dejo hoy a manera de relato un pensamiento en voz alta de una manera de ser, no diré si propia o ajena, total, ¿qué más da?

Hoy es uno de esos días en los que te despiertas realmente dominante y pasas de controlarte, también pasas de dejar de ser sádico con todo el mundo, te levantas, te duchas, y te largas a pasear la ciudad con el estómago vacío, tienes hambre, pero hoy un desayuno no te sacia; hoy eres un depredador en busca de una presa.

Caminas sin prisa dirigéndote a un lugar determinado, miras a todo el mundo a los ojos, humillas sus miradas, hasta que te topas con quién te reta, y entonces no dices nada, simplemente sonríes, la sujetas por un codo y la llevas a la habitación de un hotel, allí la marcas de por vida sin dejarle una sóla señal corporal, allí la tomas, la usas, la devoras; luego sin más te despides de ella con una leve sonrisa y te marchas sabedor de que no dejará de pensar ni un sólo día de su vida en ti, sabedor de que cada día te buscará, y jamás volverá a tropezarse contigo.

Vuelves a casa, te das una ducha de agua caliente, después desayunas, y el día, a pesar de estar terminando, acaba de comenzar para tí, de nuevo controlada la dominancia, el sadimo, esa manera de ser que tienes cuándo eres tú mismo, que asusta a los demás; quizá dentro de unos meses te permitas tener de nuevo un hoy, sabes que tardarás en permitírtelo y no te importa, el depredador está saciado, y es de digestiones lentas...

Un saludo

Karl H

domingo, 15 de diciembre de 2013

Subespacio

Subespacio
Aprovechando que es domingo os dejamos un nuevo relato para que os entretengáis, esperamos que os guste, o no, ¿quién sabe? Ya se sabe, cómo gustos, colores...

Te he dado una orden muy simple, tan simple que hasta un imbécil mental podría acatarla, pero tú no, no sabes discernir entre lo que me gusta de tu rebeldía y esa insumisión tocapelotas que te empeñas en hacer patente cada vez que algo de lo que te ordeno simplemente no te gusta, así que en vez de estar desnuda a cuatro esperándome sobre la cama cómo te dije, estás desnuda echándote una siestecita sobre la cama. Sé que te gusta buscarme, que quieres descontrolarme, así que me limito a sonreir y sacarme el cinturón. Un correazo basta para despertarte y hacerte ver que siempre que estás conmigo, estás en mi mundo.

No dices nada, no te disculpas, simplemente adoptas la postura en la que debiste esperarme y esperas.

Ya lo creo que esperas, me joden algunas cosas de esa rebeldía tuya, sé que odias esperar, así que te hago esperar mientras voy preparando algunas cosillas, meto dos tubos de vaselina en una taza de agua caliente, me quito la camisa, me lavo bien las manos, y me fumo un pitillo para después tenerme que lavar bien lavadas de nuevo las manos, operación que tardo en hacer unos cinco minutos, para tu desesperación.

Sonrío cuándo al volver del cuarto de baño te noto dormida de nuevo, debes estar profundamente cansada para haberte quedado frita en esa postura, peerooo, un azote en la nalga más tarde vuelves de entre los brazos de Morfeo y tras una pertinente pregunta me dices que sí, que estás preparada para estar entre mis manos. Sonrío al pensar que no sabes hasta qué punto hoy lo estarás...

Te pellizco la piel de los empeines para comprobar tu hidratación, acto seguido compruebo la temperatura de la vaselina, todo está como debe estar, así que simplemente empiezo a meter mis dedos dentro de ti...

Al principio te quejas cuándo sin miramientos de ningún tipo comienzo a dilatarte el ano, no sé porque piensas que el ano es tuyo, ambos sabemos que eso no es así, te quejas, suspira, gimes, y sigues gimiendo de puñetero placer, ambos sabemos que tu ano en MI cuerpo es tu punto flaco, ese punto que algunas mujeres tienen en otros sitios lo tienes tú en el lugar más recóndido y negado de MI cuerpo, cuándo meto el cuarto dedo, me olvido un momento del ano, y me centro en la vagina... un, dos, tres... ya no gimes, ahora simplemente gritas como una posesa mientras los orgasmos que te permito van llegando uno tras otro...

"¡Amo, por dios, fóllame!" - gritas en un momento dado

Sonrío y continúo impertérrito... Siempre dices que con los dedos no se puede follar, hoy te estoy demostrando lo contrario, y lo sabes, y aún así vuelves a demandarme lo que sólo te daré sí me apetece, lo que sólo te doy cuándo me apetece y a ti no, puñeteras manías de sádico...

Ocho dedos entran en MI cuerpo, se mueven acompasadamente al principio, tú comienzas a balbucear incoherencias, sé camino de dónde vas, y aún así me detengo un momento antes de comenzar ese movimiento singular que hará que mis manos se cuelen en MI cuerpo; un rato más tarde, mis manos han desaparecido dentro de ti, tú, no estás, comienzo a preguntarte por aquella vara que trajiste de no recuerdo dónde, y tú tampoco lo recuerdas, te hago preguntas muy íntimas, nuestras, y tú que tienes una memoria prodigiosa has olvidado hasta cómo te llamo cuando te pongo el collar y la correa, sigo a lo mío, buscando eso que dices que no existe, y además controlando que no dejes de hablar, aunque sean incoherencias, necesito saber que, de alguna manera, aún estás ahí; y entonces ocurre, noto la presión en el interior de la vagina, saco la mano y tú eyaculas o "escuirteas" o cómo demonios lo quieran llamar, poco después empiezas a temblar, oleadas de placer van de alguna parte de ti hacia fuera, te vuelvo a pellizcar el empeine, para comprobar que sigues hidratada, y sí, pero ya no estás, has desaparecido en algún lugar de ese subespacio del que una vez hablamos que debía andar entre el nirvana y el orgasmo tántrico.

Vuelves en ti como diez o quince minutos después, me miras, y me sonríes, te notas pringosa, es normal, pero entonces ocurre algo, algo que me manda a mi a otro lado, tras una sonrisa amplia como un día de sol de verano, simplemente me dices:

"Amo, haz conmigo lo que quieras, siempre"

Es lo que hago, siempre, me extraña que estés dciéndome que no me vas a hacer más la puñeta, sabes lo que implica, y no obstante lo repites, luego reunes las pocas fuerzas que te quedan y vas a lavarte; de nuevo te largas sin pedirme permiso para hacerlo, ains, si que ha durado poco esa declaración de intenciones... jeje ¿castigarte? Por supuesto que no, ¡qué más qusieras tú!

Un saludito

Karl H

PD: Se me olvidaba: sobre la deshidratación y el subspace

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Chistes cortos con temática BDSM.

Os dejo a continuación un par de chistes de temática BDSM:

- Veo que en tu curriculum vitae pone que eres mentiroso compulsivo

+ Y Amo de una cuadra de tres sumisas

- Entiendo...

¿Qué es el BDSM? Está claro que algunos no saben dónde están de pie...

- "Soy sumisa" - le dice una chica al chico al que acaba de conocer

+ Paso, yo soy ateo

Un saludito

Karl H

lunes, 9 de diciembre de 2013

Divagaciones de un Amo sobre SU zorra perversa

Divagaciones de un Amo sobre su zorra perversa
Os dejo a continuación el antepenúltimo relato que he escrito con algo de sentido del humor, espero que os guste.

¡Zorra! Así dicho parece un insulto, sobre todo si le miras a los ojos mientras estás clavándote en ella y se lo sueltas con una sonrisa "¡zorra!", pero ¿qué quiere decir zorra?

Para mi ser zorra es una cualidad que tiene MI perra, no, no mi sumisa, sino MI perra, así escrito y conste que jamás la llamo perra en público, pero hoy me tomaré esa licencia.

MI perra, es una persona inteligente, guapa, hermosa, simpática, golfa, sí, muy golfa, y además de todo ello, zorra, claro que lo de ser zorra sólo lo es cuándo además de mujer es hembra, hembra repleta de ganas de sentirme dentro, de sentirme tan dentro de ella que en algunos momentos nos hacemos daño, pero joder, ese daño es tan relativo que simplemente no importa, cambia uno de postura y ala, busca a la zorra.

Hace como dos semanas en un momento dado le puse apellido a ese nombre que es zorra, la llamé zorra perversa, habitualmente la llamo viciosa, porque lo es, joder que si lo es, siempre está dispuesta, entiendo entonces incluso a esos hombres acomplejados denominados machistas, sé que algún día me pedirá sexo ¿y no se lo podré dar?, al fin y al cabo nos separan 18 años de edad. La realidad es otra, yo sé cuál es el secreto de las mujeres, les importa un bledo la cantidad, de hecho hasta puede llegarles a molestar, al fin y al cabo por muy democráticas que tengan las vaginas cabe lo que cabe, e intentar meter más es hacerles daño, a la postre, tenerla pequeña es una bendición, máxime si se sabe usar, al fin y al cabo si bien es cierto que a cualquier mujer le gusta que le den un buen pollazo, no es menos cierto que dónde más placer sienten es más cerca de la entrada de la vagina, así pues en un caso de que importara la magnitud del miembro, importaría tenerla gruesa, que no larga, claro que en un mundo en el que todo el mundo compite por tener más y mejor, casi es normal que todo dios pretenda venderte cacharros para ser todo un Príapo ¿o es Príamo?, jeje, averígualo, busca en la wikipedia de las narices...

¿De qué estaba hablando? Ah sí, de MI zorra, ¿dónde se habrá metido? Llega tarde, me arde la polla, y sí, ya sé que podría masturbarme para aliviar la presión que le meten ¿mis bolas? al acarajotado carajo, pero... ¿para qué? Una paja jamás podrá dar tanto placer cómo follarle la boca, separarle las piernas y clavarse dentro de su henchido coño, gilipolleces las justas. Hablando de gilipolleces, ¿no es una gilipollez competir por ser el más dominante, el mejor Amo, tener la más sumisa de las sumisas, la más obediente, la más servicial? No diré que sí, ni que no tampoco, a la postre sería una gilipollez hacerlo, al fin y al cabo yo he elegido una forma de vida sin hipotecas ni préstamos personales, no le debo nada al banco y al banco sí me debe a mi ¿competir, para qué? Es una auténtica pérdida de tiempo, a la postre cada cuál es como es y baja las escaleras cómo le sale de la punta del carajo, a no ser, claro, que ni siquiera el carajo sea suyo.

Por fin llegó MI zorra perversa, así que ahí os quedais lectores que yo voy a lo que voy, últimamente ando raro, es cómo si la polla tirara de mí, hacia ella, cómo si en su boca, en su coño, en su alma hubiera un gigantesco imán, y en la punta de mi carajo una mina de hierro... ¡ains, no somos nadie!

Un saludito

Karl H

sábado, 7 de diciembre de 2013

El libro de diciembre

Teniendo en cuenta que cada vez que publicamos un enlace a un libro, el enlace acaba por desaparecer, hemos optado por dejar el enlace sin título, así pues, cuándo lo sigais, os sorprenderéis o no, dependiendo de si habéis leído el libro de turno, o no.

Así mismo las novedades de la tabla de la derecha del blog no aparecerán más que como un enlace a la biblio, y en la biblio sólo aparecerá el nombre con la dirección url entre paréntesis, que deberéis copiar, dejo pues de enlazar, a ver si así conseguimos ampliar la biblioteca.

Espero que el libro que dejamos os guste.

El libro de diciembre de 2013

Un saludo

Karl H

domingo, 17 de noviembre de 2013

Esclava de una decisión

Esclava de una decisión
Os dejo a continuación el último relato que he escrito.

La conoció en la oficina, fue de aquellas nuevas incorporaciones por la ampliación de un proyecto nuevo que hizo la empresa por un par de meses, a primera vista no congenió con ella, había algo en ella que no terminaba de ver claro, el día que se acabó su contrato lo supo, se le acercó y le pidió ser su esclava, sin límites ni palabra clave; al principio le negó que supiera de qué le hablaba, luego aceptó de mala gana haber sido "descubierto", al fin y al cabo llevaba relacionándose con otros Amos y esclavas desde hacía años, no obstante, que le reconocieran y no reconocer le ponía de los nervios.

Se fue a vivir con él pocos días después, cuándo por fin Él aceptó tomarla a prueba, explicarle quién era y qué esperaba de ella como persona, como mujer y como esclava; hablaron del masoquismo de ella, de su corta experiencia, del sadismo de Él, de su dilatada experiencia, y entonces ella cometió el error de su vida. Le prometió que jamás se arrepentiría de haberla aceptado.

Con el tiempo se enamoró de Él.

Con el tiempo llegaron los uniformes, fetiches de Él que la hacían vestirse de una manera determinada cuándo tenía invitados en casa para cenar o comer, y así aparecieron en su armario el uniforme de chacha, el de verano, el de invierno, el de puta callejera, el de monja con minifalda, e incluso el que por una parte le hacía más gracia, pero por otra más la humillaba, el de colegiala.

Con el tiempo también se dio cuenta de que había límites en ella, cómo había límites en Él.

Con el tiempo aparecieron los protocolos.

Con el tiempo aparecieron las prácticas demasiado salvajes que la hacían desmayarse y que dejaban en Su cuerpo rastros de todo tipo en forma de marcas.

Con el tiempo el periodo de prueba terminó y Él le exigió que en el término de un mes le diera una respuesta a si quería continuar o no.

Lo tenía muy claro, quería continuar con Él, siendo "la esclava de", el 99% de su alma quería permanecer a su lado, siendo SUYA, perteneciéndole, un único 1% no quería saber nada de un hombre que le había comunicado que si aceptaba la marcaría a fuego; durante ese mes aquél uno por ciento le pesó cómo una losa, y cuándo por fin tuvo que responder, le explicó el porqué de que no siguiera con Él.

Por vez primera en toda su vida un uno por ciento pesó más que el noventa y nueve por ciento restante, por eso recogió sus cosas y se marchó.

Con el tiempo se arrepintió.

Con el tiempo le echó de menos

Con el tiempo se quiso poner de nuevo entre sus manos.

Con el tiempo entendió que Él jamás la volvería a aceptar

Supongo que por eso, una mala mañana, se suicidó.

Un saludo y feliz domingo

Karl H

jueves, 14 de noviembre de 2013

6ª Miniquedada BDSM en Sevilla

El próximo viernes día 29 de Noviembre tendrá lugar la 6ª Miniquedada BDSM en Sevilla, os dejo a continuación la información, así cómo el enlace a FetLife en el que CougarOfLust hace la convocatoria:

Duración: de 7:00 de la tarde a 3:00 de la mañana (19:00pm - 03:00am)

Lugar: Los niños del Flor
Calle Teniente Borges, esquina con calle Santa Vicenta María, 41002 Sevilla, Andalucía, España



Ver mapa más grande


Coste: Lo que cada uno decida.

DressCode: Informal.

Descripción:Una vez más aquí os dejo la información sobre la 6ª mini-quedada. El objetivo básico es sencillo: conocernos, vernos las caras, charlar, y en resumen, crear un ambiente agradable y respetuoso donde encontrarnos con gente de la zona. La dinámica de estas quedadas suele ser siempre similar: quedamos para charlar, tomar algún café/refresco/cerveza/loqueosapetezca, después cenar juntos allí mismo, y finalmente saldremos a un pub de la zona (por el centro, cerca del Corte Inglés del Duque) Este mes será muy parecida a la anterior (gracias a los participantes por la gran acogida que está teniendo esta iniciativa), en el mismo sitio: Los niños del Flor.

 Quedaremos a las 19:00 allí (arriba podéis ver la dirección exacta), y si por cualquier cosa alguien no quiere o no puede venir tan pronto, puede unirse a lo largo de la noche cuando quiera, eso sí, AVISAD ANTES. Para evitar indecisiones sobre a quién esperar y a quién no por parte de los organizadores... por favor, confirmad asistencia como muy tarde el día 27.


Para quién quiera ir en coche, existe un parking público abierto las 24 horas en la plaza de la Concordia.  Las tarifas son: del min. 1 al 60: 0,040168 €. A partir del minut 61: 0,031652 €

El acceso a la plaza de la Concordia está cerrado desde Duque, por obras en la calle Jesús del Gran Poder, que parece zona de guerra en vez de una calle del centro de Sevilla

Para más información: Véase la convocatoria en FetLife

Tmbién podéis poneros en contacto conmigo a través del correo:



Ojazos y yo pensamos asistir, así que desde aquí también lo confirmos, esperamos ver a algun@s de l@s que leéis este blog por allí, poneros cara y sobre todo también voz.

Un saludo

Karl H

lunes, 11 de noviembre de 2013

Parece que fue ayer

Parece que fue ayer
Quiero dedicar este relato a todas aquellas personas que además de mantener una relación BDSM, tienen hijos, sé perfectamente lo complicado que es vivir con críos y ser sádico y/o masoquista, y/o Dominante, y/o sumiso y andar siempre con la mosca tras la oreja, y ese tiento, y ese cuidado, y sí, también esa inquietud, ese miedo, va por todos vosotros este relato, a vuestra salud.

Acabo de abofetearte, te sujeto de la anilla central del collar y te miro a los ojos, y entonces ocurre algo que te aleja de mi mil kilómetros.

La puerta de la particular mazmorra que es nuestra habitación se ha abierto, y tú miras fijamente hacia allí; al principio no caigo hasta que escucho la voz de tu madre diciendo que nuestra hija es como tú, igualita a ti, cabezota y puñetera, entonces te suelto, y miro, y allí clavada, bajo el dintel está nuestra hija de 12 años, la sangre se me agolpa en las mejillas, y durante una eternidad no sé qué decir, qué hacer, la seguridad me abandona, y la cabeza se me llena de mil aterradoras preguntas; vuelvo a mirarte y al hacerlo meneo imperceptiblemente la cabeza, dándote permiso para retirarte; cubres tu cuerpo desnudo y marcado por las prácticas con un jersey y un pantalón, y sales descalza mientras le ofreces café a tu madre y te llevas de allí a nuestra hija.

Durante unos minutos no sé qué hacer, ¿habrá que explicarle?, ¿lo comprenderá?, ¿cambiará su manera de dirigirse a nosotros? La adrenalina corre loca por todo mi cuerpo, lleno los pulmones, retengo el aire y lo voy soltando muy suavemente, despacito, intentando contar hasta diez, ¿diez qué? Hasta las ovejas han cambiado, ahora sólo veo la cara de mi hija, su boca abierta, su mirada clavada en el cuerpo de su madre, de mi mujer, de mi perra; cómo puedo voy recobrando la serenidad, la seguridad, apago las velas cuya cera pensaba derramar sobre el cuerpo de mi esclava, miro la cubitera llena de hielo, y salgo de mi mazmorra

Cuándo llego al salón mi hija está sentada, mi suegra también, las dos madres y las dos hijas se miran en silencio; cuándo llego al salón mi esclava se vuelve, me mira, aún lleva puesto el collar de perra, la sujeto por la anilla central, la atraigo hacia mi, y le beso los labios, es un beso suave, tierno, un beso que dice "no te preocupes, déjamelo a mi".

Cuándo nos separamos ella se va a hacer café, su madre anuncia su marcha con un "yo estoy aquí de sobra" y acto seguido se marcha con la velocidad que da la experiencia de vida, mi hija me mira a los ojos, viene hacia mi, y centra su mirada en mi pupila, no dice nada, su silencio es tajante, , duro, pero no echa nada en cara, y entonces sonríe, y me abraza, y cuándo llega su madre también la abraza, durante unos minutos estamos los tres abrazados, luego se retira, se va a su cuarto y hace lo que está acostumbrada a hacer, habla por teléfono; y en un momento determinado dice:

"¿Sabes qué he descubierto de mis padres?"

Mi mujer corre a su habitación, y le corta la comunicación, comienza a decirle que ella no tiene porque ir contando por ahí nada sobre nuestra intimidad, mi hija calla, el timbre suena, de nuevo mi suegra me mira desde otra puerta, me explica que estaba hablando con su nieta cuándo se ha cortado la comunicación, me mantiene la mirada y en ella veo una clara advertencia, sonrío, me doy la vuelta justo en el momento de recibir un beso de despedida de mi hija.

"Volveré el lunes después del colegio, siento la interrupción, bastante difícil lo tenéis durante la semana, adiós" - dice con una madurez apabullante.

Recuerdo aquél día como si hubiera sido ayer. Han pasado siete años, y hoy mi hija ha vuelto a casa con una sonrisa distinta, con una mirada distinta, con ella viene una chica de cuerpo espigado y frágil que lleva un collar al cuello y la mirada fija en sus talones...

Y entonces ha empezado a preguntarme, me ha dicho que ha estado leyendo cierto blog en el que se explica dónde sí se puede azotar y dónde no se debe azotar, me explica que ha conseguido unas varas, y mientras me las muestra hablamos de curarlas; es curioso, nunca he montado trenes con ella, ni jugado al fútbol, tampoco hemos tenido demasiada relación cuándo era pequeña, simplemente nuestros horarios de ocio no coincidían, pero hoy, hoy por aquello de que es sádica, cómo yo, y responsable, como su madre, quiere que le enseñe lo que sé, lo que llevo tantos años practicando, y aunque es mi hija, no viene a mi como hija, si no como sádica, cómo Ama, viene a beber de mi particular fuente, y aunque quiera evitarlo, no puedo por más que lo intento ver a mi hija en ella, a aquella niña pequeña que comenzaba a hablar y a preguntar todos los porqués que se le venían a la cabeza...

Es curioso como pasa la vida, parece que fue ayer

Un saludo

Karl H

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Terror emocional

Terror emocional
Os dejo a continuación el último relato que he escrito.

Vienes y me miras, estás tan cachonda que negarte el orgasmo o simplemente negarte el azote se me hace cuesta arriba. Hoy estás realmente puta...

Te desnudas cuándo lo ordeno, y mientras lo haces te mueves como la perversa zorra que eres, me apuntas con los pezones cómo si quisieras acusarme de algo, luego sonríes cuándo te ordeno que traigas la fusta, y como eres provocadora, sólo puedes traerla provocándome, perra, adoptas tu postura favorita, recorres el estrecho camino hacia el lugar en dónde descansa la fusta, la sujetas delicadamente con la boca, vas y vuelves meneando el culo ostensíblemente, arqueando la espalda, ofreciéndome lo que ya es mío, cuándo llegas a mi esperas a que tienda la mano con la palma hacia arriba, esperas para depositar la fusta en mi mano, y claro, como deseas empezar, te hago esperar deliberadamente.

Mientras esperas a cuatro patas voy a por mi especial botiquín, si tú estás puta, yo estoy sádico, cada cual con su especial manera de ser, nos divertimos así, ¿por qué vamos a cambiar? Coloco 20 agujas hipodérmias sobre la mesita que hay delante de ti, luego te miro a los ojos, nunca antes te las he colocado, nunca antes te he hecho sentir el terror emocional que ahora sientes; parece que te haya encogido el cuerpo, tus ojos me devuelven una mirada de súplica, yo sonrío, retiro la fusta de tu boca, te sujeto del pelo y te hago recobrar parte de la verticalidad, de nuevo te hago esperar, de rodillas, las manos a la espalda, como debe ser.

Cuándo de nuevo te miro a los ojos los veo húmedos, sonrío y te estremeces, sabes qué significa esa sonrisa, te preparas, sin saber para qué, llenas los alveolos al máximo y esperas con los ojos cerrados, los labios entreabiertos dejan escapar una súplica: "Amo...", luego callas porque sabes que me gustas así, calladita, tensa, a la espera...

Cuándo descargo el primer fustazo en tu pecho derecho gimes de placer, el segundo te hace echar los hombros hacia atrás erguir la espalda, ponerla recta, ofrecer las tetas, y claro, yo las azoto metódicamente, las voy coloreando hasta que están tan sensibles que el más leve roce te hace gemir de ese otro placer que te provoco al acariciarte con el envés de la mano... Me retiro unos pasos, sujeto el bote de alcohol, una gasa, y voy limpiando los pezones y areolas con cuidado, primero uno, luego el otro, después te doy una orden que de nuevo te hace encogerte: "Abre los ojos, perra"

Ante tus abiertos ojos sostengo una aguja, la retiro de su envoltorio de papel y plástico, la separo con una lentitud pasmosa de su capuchón plástico y te la enseño, quiero que la veas muy bien, que no olvides la sensación, al fin y al cabo...

Sujeto un pezón con dos dedos, tiro de él, y lo atravieso pinchando la areola desde arriba. tú lloras, sujeto una segunda aguja, y vuelvo a mostrártela, y la clavo en el pezón, esta vez desde el lugar contrario de la areola, y entonces me miras, sonríes, y sigues sonriendo mientras voy formando un dibujo con el resto de las agujas, el terror emocional dio paso primero a la estupefacción, luego al entendimiento de que jamás te haré daño, después a la sonrisa que luces ahora, divertida por un lado, intrigada por el otro, feliz.

Cuándo la última aguja está es "su sitio" sujeto la cámara y "enfoto" tus adornadas tetas, tus enhiestos pezones, tu cara sonriente, el charco que se ha formado entre tus rodillas, pienso por un momento en lo que hace la imaginación unida al miedo a lo desconocido, pienso también en que esta será la primera y única vez que podré jugar con tu miedo emocional a las agujas, al fin y al cabo ahora sabes que no duelen, que casi no pinchan, no sabes algo, pero lo descubrirás en breve, cuándo de nuevo te azote las tetas, esta vez con las agujas puestas, después te las sacaré, y seguramente saldrá algo de esa sangre que me hipnotiza, y que me hará volver de nuevo a perforarlas, eso sí, cuándo tus recién estrenados agujeros sanen por completo.

Cuándo termino de poner el último aposito, te hago recobrar la verticalidad completa, y por primera vez desde que mantenemos esta especial relación sadomasoquista, te beso los labios mientras permito que te corras, luego la vida sigue, cómo por otra parte es normal...

Un saludo

Karl H

domingo, 3 de noviembre de 2013

Algunas cosas del vainilla

Si bien es cierto que se suele poner en cuestión el "exceso" de machismo que hay en las relaciones BDSM por parte del ser Dominante, no es menos cierto que viendo algo tan simpático cómo la imagen que os dejo abajo, cualquier etiqueta sobra una vez más...


www.kalimero.es


Os deseo un feliz domingo, lleno de lo que queráis llenarlo.

Karl H

Esa cosa llamada Master

Definamos para empezar qué es un Master, así al menos sabréis de lo que escribo, y podréis decidir si seguir leyendo o no.

Para mi un Master, o un Maestro, es la persona que conoce bien uno o varios temas, y a través de la comunicación con otras personas traspasa lo que conoce, comparte el conocimiento, y lo hace por el placer de hacerlo, teniendo en cuenta que su visión no tiene porque ser la oficial, ni la única, ni por supuesto, la mejor.

Dicho lo cuál ¿cómo se consigue el grado de maestría?

Que yo sepa no es un título propio de ninguna universidad, tampoco un título que se obtenga por medio de la práctica continuada en empresas, jeje, de hecho ni siquiera es un título, más bien es una denominación, y desde luego no una autodenominación, las autodenominaciones se dejan para los Masters del Universo, que de hecho también los hay en esa otra cosa llamada BDSM

Entonces, os preguntaréis, ¿qué hace que alguien se denomine Master en un perfil, cómo por ejemplo el mío de FetLife?

Cuándo me hice ese perfil concreto de todas las posibles etiquetas que podía poner cómo "rol" (Dominant, Domme, Switch, submissive, Master, Mistress, slave, pet, kajira, kajirus, Top, Bottom, Sadist, Masochist, Sadomasochist, Ageplayer, Daddy, babygirl, brat, Primal, Fetishist, Kinkster, Hedonist, Vanilla, Unsure, Not Applicable) no terminaba de verme en ninguna, y mira que hay... Así que para despejar la cuestión, le pregunté a Ojazos que cómo me veía, o más bien, en cuál me veía más claramente, su respuesta me dejó algo parado, "sin duda Master, tú eres mi Maestro", pensé para mis adentros que cada día sé menos, y que desde luego mi manera de ver el BDSM es mía, particular, demasiado particular como para enseñarla a nadie más que no fuera Ojazos ahora, otras sumisas antes, y sí, todas tuvieron una relación conmigo; la verdad es que aún sigo sin verme enseñando nada...

Aunque, cómo dice Ojazos, quizá en ese no verme enseñando lo que sé, sino obligando a que cada cuál se busque a sí mismo estriba "mi maestría", la idea de poder ser cabrón también a la hora de enseñar siempre me ha gustado, preguntar y poner la zancadilla mientras lo hacía, escuchar respuestas y sonreír mientras veía cómo cada cuál iba creciendo a su ritmo, a su particular manera de ver, vivir y concebir el BDSM, sin imposiciones, con respeto al SER que en cada persona hay, y por supuesto a cada concepción, al fin y al cabo "bedeeseemes" hay tantos como personas en el multiverso

En fin, aquí dejo esto, para quién le sirva...

Un saludito

Karl H

lunes, 28 de octubre de 2013

La liberación de la bella durmiente

Cómo quiera que probablemente no estaremos por "estos lares" a primeros de noviembre os dejo hoy la tercera, y última, entrega de la "Bella Durmiente" esperamos que disfrutéis con las peripecias de Tristán, Laurent, y Bella, entre otros, y claro de la lectura.

Anne Rice - "La liberación de la bella durmiente"

Un saludo

Karl H

PD: Desconozco desde cuándo google avisa de que el sitio al que enlaza la dirección del libro que más arriba se deja, "puede ser perjudicial para su ordenador", cuándo encontré dicho enlace nada se decía e imagino que la cosa seguiría igual de no ser por determinados derechos de autor. Es por ello que he decidido quitar el enlace. Volveré a ponerlo si encuentro un sitio desde el cuál se pueda leer con seguridad.


Última actualización: 03/11/2013

miércoles, 23 de octubre de 2013

Placer

¿Qué es el placer?, ¿qué determinantes o condicionantes hacen que unas cosas nos den placer y otras no?, ¿por qué escuchar música nos da placer?, ¿por qué azotar me da placer?, ¿por qué te da placer ser metida en una ducha de agua fría y cuándo sales temblando sentir ese chorreón de cera caliente?, ¿te da placer ser atada y masturbada? ¿Placeres de la carne, placeres del oído, placeres de la mesa, placeres de la cama, placeres o placer?

No pretendo dar respuestas a estas preguntas, simplemente os las dejo junto con algo que sin duda alguna os dará placer


Party Babes music mix brought to you by PornHub


Un saludo y una sonrisa

Karl H

domingo, 20 de octubre de 2013

Michael Foucault y el problema de género

Vengo hoy a dejaros un artículo muy interesante que aborda el pensamiento de Michel Foucault que sobre el sexo y la sexualidad aparece en su obra principal, y que fue publicado en el número 26 de DOXA: cuadernos de filosofía del derecho. Podéis ver todo el sumario de ese número aquí y todos los números publicados hasta la fecha en este enlace

Supongo, que tras la lectura, cada cuál sacará sus propias conclusiones, en fin, espero que lo disfrutéis.

Ángel Pelayo González-Torre y Óscar Moro Abadía - "Michel Foucault y el problema del género" (Publicado en DOXA: cuadernos de filosofía del derecho, num. 26 (2003), pp 847 - 869 )

Un saludo

Karl H

jueves, 17 de octubre de 2013

5ª mini-quedada en Sevilla: “pequeña quedada para charlar y conocernos en la ciudad...”

El próximo viernes día 25 de Octubre tendrá lugar la 5ª Miniquedada BDSM en Sevilla, os dejo a continuación la información, así cómo el enlace a FetLife en el que CougarOfLust hace la convocatoria:

Duración: de 8 de la tarde a 5 de la mañana (20:00pm - 05:00am)

Lugar: Los niños del Flor
Calle Teniente Borges, esquina con calle Santa Vicenta María, 41002 Sevilla, Andalucía, España



Ver mapa más grande


Coste: Lo que cada uno decida.

DressCode: Informal.

Descripción: La dinámica de estas quedadas suele ser siempre similar: quedamos para charlar, tomar algún café/refresco/cerveza. Después salimos a cenar juntos, en este caso será en la zona centro, en un lugar llamado "Los niños del flor", y ya luego poder a tomar unas copas a algún sitio de más ambiente que hay por la misma zona.

 Quedaremos a las 20:00 allí, y si por cualquier cosa alguien no quiere o no puede venir tan pronto, puede unirse a lo largo de la noche cuando quiera, eso sí, avisad antes.

 Para evitar indecisiones sobre a quién esperar y a quién no por parte de los organizadores... por favor, confirmad asistencia o no como muy tarde el día 23.


Para quién quiera ir en coche, existe un parking público abierto las 24 horas en la plaza de la Concordia.  Las tarifas son: del min. 1 al 60: 0,040168 €. A partir del minut 61: 0,031652 €

El acceso a la plaza de la Concordia está cerrado desde Duque, por obras en la calle Jesús del Gran Poder, que parece zona de guerra en vez de una calle del centro de Sevilla

Para más información: Véase la convocatoria en FetLife

Tmbién podéis poneros en contacto conmigo a través del correo:



Yo, si no ocurre algo, tengo pensado asistir, así que desde aquí también lo confirmo, espero ver a algun@s de l@s que leéis este blog por allí, poneros cara y sobre todo también voz.

Un saludo

Karl H

viernes, 11 de octubre de 2013

Mantenimiento del blog

Debido a un problema con algunas imágenes, se está procediendo a actualizar algunas de las entradas del blog, es por ello que puede ocurrir que esas entradas u otras tarden algo más en cargar, sólo tardarán algo más en cargar, en ningún momento se van a suprimir entradas ya publicadas, así que espero que la paciencia sea una de vuestras virtudes...

Así mismo las entradas actualizadas, llevarán una nota al pie con la fecha de la actualización.

Espero terminar con el "problemilla" a lo largo del día de hoy.

Un saludo, y gracias por vuestra paciencia.

Karl H

PD: Fin del problema...

jueves, 10 de octubre de 2013

Esclavitud mantenida

Esclavitud mantenida
Llevo unos días dándole vueltas a algo...

Hace un par de semanas hablaba con una conocida sobre la idoneidad de la esclavitud cuándo el ser sumiso es mantenido económicamente por su Dueño, ninguno de los dos estábamos de acuerdo con ese "modelo" de esclavitud, habida cuenta lo difícil que es recobrar la libertad cuándo la libertad económica no existe, cuándo se depende tanto emocional como económicamente del ser Dominante.

No sé si es por la crisis económica o si por otras causas, pero cada vez oigo que hay más seres sumisos en esas circuntancias, e incluso la oferta de seres dominantes hacia seres sumisos de ser mantenidos ha subido

¿Acaso el personal no se da cuenta de los peligros que conlleva la doble esclavitud que supone ser mantenido económicamente?

No, no me he despertado esta mañana pensando en a quién atacar o con quién meterme, no es mi estilo, simplemente me sorprende que a estas alturas de la película quiénes hacen la oferta de mantener, y quiénes aceptan dichas ofertas no tengan claras algunas cuestiones.

¿O quizá quién mantiene destina una parte de su dinero a una cuenta corriente de la que sólo puede sacar dinero el ser sumiso para que la dependencia económica no sea un lastre a la hora de marcharse? Si es el caso, nada que objetar, pero si no lo es, ojo, porque igual que hay mucho amo suelto, también hay mucho dueño suelto; y no sería la primera vez que una esclava lo es de sus circunstancias económicas, no de su voluntad manifestada mediante la entrega.

Es más, obviamente el ser sumiso se entrega si es previamente libre por completo para decidir sobre su entrega, ¿qué ocurre cuándo esa libertad se ve condicionada por la economía? ¿Hay libertad para que exista esa entrega si se "piensa con el bolsillo"? Y lo más importante, ¿hay libertad, llegado el caso de marcharse, o la idea de hacerlo a un albergue con lo puesto deja esa libertad de decisión sólo para otros?

En fin, dejo este pensamiento por si a alguien le sirve de algo.

Un saludo

Karl H

domingo, 6 de octubre de 2013

Discriminación positiva

Discriminación positiva
Dejamos hoy un pensamiento en forma de relato para que cada cuál saque sus propias conclusiones, así cómo una reflexión de Ojazos sobre la discriminación positiva.

Entro en el servicio de urgencias del hospital que, por la zona dónde vivo, me corresponde, doy mis datos en admisión de urgencias, y espero pacientemente a que un traumatólogo me eche un vistazo.

Me pasan a traumatología, hablo con una chica que está haciendo el último curso de MIR y que me sonríe con desprecio mientras mira cada uno de los moretones que de distintos colores atestiguan cómo es usado mi cuerpo, y, mientras rellena el modelo de formulario con el que me envía a rayos.

A la vuelta me da un diagnóstico que ya conozco, la clavícula está rota y hay que inmovilizar el brazo.

El dolor me sube desde el brazo al cerebro, y una lágrima rueda por mi mejilla.

Y entonces viene la perorata de siempre

"Debería denunciar, sino nosotros no podemos hacer nada"

"No, gracias" - digo, bajando la mirada.

"¿Cómo se puede ser tan pusilánime, hombre?" - Me echa en cara la asistente social

"¿Qué ocurriría si yo fuera su Amo y le rompiera la clavícula a ella?" - Pregunto a manera de respuesta.

"Que la denuncia ya estaría cursada, y usted camino de la cárcel" - me responde sonrojándose

Ahí termina la conversación, salgo por la puerta de urgencias, pido un taxi que me devolverá al lugar que me corresponde, entre las manos de mi excesivamente sádica Ama, que cuándo me ve el brazo, me echa en cara que sea tan débil, luego me abofetea, y se busca otro perro mientras ¿me recupero?

Y la vida sigue... y yo en ella, con ella, a la espera de que Ella quiera enviarme de nuevo al hospital, y sí, la echo de menos y de más todos los días, cada noche, cada pensamiento va dirigido a Ella, a mi Ama, a mi Dueña.

De alguna manera agradezco la discriminación positiva, aunque piense que toda discriminación per se siempre es negativa.

Que vivimos en un mundo lleno de discriminación no es una novedad. Hay de muchos tipos y formas variadas, sin embargo la discriminación en función del sexo es la más extendida y a veces incluso muy bien aceptada.

No es raro saber de las diferencias sociales de la mujer en el mundo del islam más radical, y sin embargo aquí, día a día también existe la discriminación de género, en el género masculino sin ir más lejos. Quizás el hecho de que la mujer haya carecido de los mismos derechos que el hombre en la sociedad, nos haya hecho pensar que una discriminación "positiva" sea necesaria, sin embargo, sin ir más lejos, el simple hecho de que haya una discriminación ya es algo negativo.

Yo, mujer, no necesito ningún beneficio por el hecho de serlo, soy igual de capaz que cualquier hombre que me rodea. Si afinamos un poco más, soy igual de válida para trabajar y para cuidar mis hijos que un hombre, ni más ni menos capaz, sino igual.

Así que no llego a entender el hecho de que una mujer tenga más privilegios en ese sentido, no cabe en mi cabeza que en el gobierno haya un número igual de mujeres que de hombres por el mero hecho de serlo, no por las capacidades de cada uno, ni entiendo que la mujer prácticamente siempre tenga la custodia de los hijos que no son suyos, sino que son de dos personas, del padre y de la madre. Tampoco entiendo que la mujer tenga más derechos en cuestiones de maltrato, que no se considere que el hombre pueda serlo y que las medidas para la lucha de algo tan atroz sean distintas según el sexo de la víctima.

Nos echamos las manos a la cabeza cuándo hablamos de discriminación y ni nos damos cuenta de que la vivimos día a día y además la aceptamos plenamente. Curioso cuánto menos.

Dos saludos

Karl H y Ojazos{KH}

miércoles, 2 de octubre de 2013

El castigo de la bella durmiente

Siguiendo con la trilogía de Anne Rice, traemos este mes al blog el segundo de los libros, en pdf, sobre "la bella durmiente", esperamos que lo disfrutéis.

Anne Rice - "El castigo dela bella durmiente"


Curiosidades de internet, de un día para otro el anterior enlace ha dejado de estar en línea, imagino que por esas cosas del "copyleft", por decirlo justamente al revés, no obstante y cómo a cabezonería pocas personas me ganan, en la biblio he dejado un enlace que sí va, y que espero que siga yendo al título también mañana. Espero que lo disfrutéis

Un saludo

Karl H

Última actualización: jueves, 03 de octubre de 2013

jueves, 26 de septiembre de 2013

La vida misma

Llevamos unos días muy liados con aquello de que no todo se acaba cuándo se cuelga el gato o se guarda la fusta, si no que la vida sigue, imparable, sin esperar a nadie, y una de dos, o te quedas mirándola pasar, o te subes al carro que más te guste y la vives cómo quieres.

Sí, ya sé que esto no tiene nada que ver con el BDSM, tiene que ver con la coherencia, con las decisiones vitales, y con muchas otras cosas que te hacen, que nos hacen, priorizar, de ahí que hayamos dejado el blog "abandonado" desde hace unos días, y que tengamos pensado dejarlo abandonado durante unos días más, ya que tras el arduo curro, Ojazos y yo nos vamos de bureo, que nos lo merecemos, y no, no pensamos poner un dedo en una tecla, ni encender un ordenador, ni hacer muchas de las cosas que nos obligamos a hacer a diario, aunque no aparezcamos por aquí.

Mañana, toco madera, Ojazos cogera un camino, y Karl H cogerá otro camino, ambos caminos llevan al mismo lugar, a la misma mirada sostenida, al mismo contacto con la tibia piel; a parecidos SENTIRES, a similares SENSACIONES, al uso de la fusta, la cuerda, el gato, y sí, por fín, de la sonrisa hecha sadismo puro

Ya os contaremos, bueno, quizá.

Un saludo

Karl H

jueves, 19 de septiembre de 2013

Feliz cumpleaños, Amo

Amo, es un placer andar de tu mano, ver cómo con el paso del tiempo ganamos en experiencias y nos acercamos más el uno al otro. Es un placer contar contigo desde muchos sitios distintos. Me siento orgullosa de ser TU perra, y de que seas mi Amo, y mucho más incluso de que seas mi amigo, mi compañero de batallas, y mi Maestro de la vida.

Contigo cada día es una aventura distinta, siempre hay un nuevo reto o una nueva reflexión.

Como te dije, eres especial.

Te quiero,
TU perra

domingo, 15 de septiembre de 2013

Un chiste con mala baba

Os dejo a continuación un chiste que me ha contado un amigo mío, jeje.

Dos íntimos amigos están discutiendo, se dan de voces, y en un momento dado a manera de despedida le dice uno al otro.

+¿Sabes qué te digo, machote? ¡Que te den por saco!

*¡Eh, siempre me mandas a tomar por culo! - Reclama el otro sonrojándose.

+¿Es qué no entiendes que hoy estoy cabreado contigo?

Un saludo

Karl H

sábado, 14 de septiembre de 2013

Me dices...

Aprovechando que es sábado, os dejo el penúltimo relato que he escrito, espero que os guste.

Me dices cuáles son tus límites mientras conversamos sobre prácticas, me dices que no podré usar tu boca después de sodomizarte, y sonrío, sé que ese y no otro será el primer límite insalvable que tumbaremos juntos...

Aparentemente es un día cualquiera de agosto cuándo vienes a ponerte por vez primera entre mis manos, intentas ser mi sumisa, tú que de carácter sumiso tienes poco, por no decir nada, intentas controlarte, intentas darme lo que crees que quiero, y te equivocas, te equivocas porqué te quiero ver con el carácter bien fuera, descontrolada, insumisa, rebelde, puta, y hembra, y no quiero ver la idea que tienes de perra, porqué lo que yo considero perra, y lo que tú consideras perra son cosas demasiado distintas...

Me relajo, te uso, te azoto, te pellizco, te muerdo, de retuerzo, te hago mía, te penetro la vagina, dos decenas de minutos después comienzo a sodomizarte, y en un momento dado, salgo, te miro a los ojos, y te ordeno que abras la boca; tu mirada lo dice absolutamente todo, la mía también, tu mirada me otorga precisamente en ese instante el beneplácito de tumbar el primer límite, "es un límite", me dice, "lo sé", dice la mía; ambos sabemos qué quiero, y es justo antes de abrir la boca cuándo dejas de ser mía, y comienzas a ser MÍA, es precisamente en ese instante cuándo entiendes cómo soy, qué quiero, y qué obtendré, cuándo, cómo, y dónde me apetezca de ti, perra...

"Limpia" - te ordeno.

Y tú, insumisa, rebelde, dominante, me miras a los ojos y asientes, abres MI boca, y escamondas a tu Dueño...

A partir de ese instante absolutamente todo será distinto, tú lo sabes, yo lo sé, y el tiempo, poco a poco, nos irá dando la razón...

Un saludo

Karl H

viernes, 13 de septiembre de 2013

4ª Miniquedada en Sevilla

El próximo viernes día 20 de septiembre tendrá lugar la 4ª Miniquedada BDSM en Sevilla, os dejo a continuación la información, así cómo el enlace a FetLife en el que se hace la convocatoria:

Duración: de 8 de la tarde a 6 de la mañana (20:00pm - 06:00am)

Lugar: Café Anubis y Dragón Verde:
Av. Concejal Alberto Jiménez-Becerril, 3, 41009 Sevilla, Andalucía, España



Ver Mapa grande


Coste: Lo que cada uno decida.

DressCode: Informal.

Descripción: Al igual que en las anteriores... la idea es quedar para tomar algo juntos, pasar una tarde/noche agradable y conocer un poco a la gente del entorno.
El planing concreto será muy similar al de la primera quedada solo que con un horario más adecuado al calor sevillano:
*Quedamos a las 20:00 en el Anubis. Conocernos un poco. Quizá un par de horas parezca algo largo pero entre que unos llegan tarde y otros no se cansan de charlar seguro se nos hace muy ameno.
*Cenar juntos en el kebab que hay justo al lado.
*Ya más tarde ir Dragon Verde. Tomar unas copas.
Si alguien quiere apuntarse solo a alguna de las partes, también puede hacerlo.


Para más información: Véase la convocatoria en FetLife

Yo, si no ocurre algo, tengo pensado asistir, así que desde aquí también lo confirmo, espero ver a algun@s de l@s que leéis este blogg por allí, poneros cara y sobre todo también voz.

Para más información podéis poneros en contacto conmigo a través del correo:



Un saludo

Karl H


Última actualización: 11/10/2013

jueves, 12 de septiembre de 2013

Copa y puro tras la cena de sumisión

Si bien es cierto que la entrada que dejamos en este mismo blog sobre una cena de sumisión fue todo un éxito, creo que sería bueno ver qué pasa después, cuándo los platos son retirados, y los asistentes a la cena se levantan de sus asientos, cómo son las copas, y en qué puede consistir el divertimento; así pues os traigo un video hoy de sólo cuatro minutitos de duración, que puede ser un perfecto ejemplo del "después".

Espero que lo disfrutéis.


The House of Kink Slave Serve the First Dinner Party
brought to you by PornHub


Un saludo

Kark H

martes, 10 de septiembre de 2013

Inicio del curso escolar

Emiten en la cadena televisiva española quatro un programa nocturno llamado Ciudades del Pecado, en el que el "vicioso" y simpático presentador Ashley Hames hace un recorrido en cada entrega por una de las ciudades más divertidas que a lo ancho y largo del mundo hay, es el presentador un tipo arriesgado que no teme ponerse en manos de casi cualquier persona con tal de vivir una experiencia nueva.

En el video que os dejo a continuación una Dómina parisina le clava las pelotas a un tablero, ni que decir tengo que no es algo que pueda hacerse sin más, que hay que saber qué se hace, no simplemente ir a la ferretería con la idea fija en la mollera de comprar unos buenos clavos para acto seguido clavar al sumiso por las pelotas a cualquier mesita que tengáis por ahí medio en desuso. En fin, no me enrollo más...



Espero que lo hayáis disfrutado, y ya sabéis, si no sabéis algo, no os pongáis a ello, mejor antes pasad por el cole que no ir directamente al despacho del director.

Un saludo

Karl H

domingo, 8 de septiembre de 2013

Sadismo en estado puro

Sadismo en estado puro
Os dejo a continuación el penúltimo relato que he escrito, espero que os guste, jeje

Atarte siempre me ha producido placer, y hacerlo y ser sádico contigo, más aún por eso cuándo llegas a esa casa que nos acogerá durante unos días y me dices que no te hallas, que estás cómo perdida, que te asaltan dudas y preguntas, mi primera intención es sentarme a hablar contigo a ver qué te inquieta, que te pone los pelos del alma de punta y te hace tiritar de calor y de frío a un tiempo, no obstante te miro a los ojos y veo a MI perra reflejados en ellos. Estás ahí.

No digo nada, no es necesario, te sujeto por una mano, y te llevo a la cama, sobre ella un antifaz deja claro qué haré, te desnudo sin prisas, sobre todo sin prisas, calentándote, haciendo que la ropa te moleste, que odies llevarla puesta, y en un momento dado, te desnudo por completo, y sí, voy a lo mío...

Sigo mudo, cosa que te inquieta, me miras por penúltima vez a los ojos, luego la negrura más absoluta se instala en ti, y sigue instalada en ti mientras te tumbo sobre la cama, instintivamente abres las piernas, separas bien los muslos y te expones para ser usada...

Una amplia sonrisa ilumina tu cara cuándo sientes la primera cuerda rodeando una de tus extremidades, suspiras, y esperas.

Esperas todo el tiempo del mundo, la espera se te hace infinita, eterna, y es entonces, cuándo desesperas cuándo termino de sujetar el resto de tus extremidades al tálamo, luego simplemente dejo caer una suave caricia en uno de tus costados antes de irme a por "mis sorpresitas"; cuándo vuelvo aparentemente sigues relajada, MI cuerpo arqueado me dice que no.

Sonrío satisfecho, enciendo una vela, y al hacerlo tus nervios aumentan, enciendo otra vela, y otra, y aún otra más, y vas despistándote a medida que voy llenando la habitación de velas ¿qué hago? ¡A ti te lo voy a decir yo...!

Me desnudo y voy a tomar una ducha relajante, regreso junto a ti desnudo y mojado, y entonces es cuándo comienza la verdadera tortura, me dejo caer junto a ti, y cómo quién no quiere la cosa acaricio la sensible piel de MI cuerpo, la beso, la lamo, la caliento, te caliento, y al hacerlo me tomo todo el tiempo de este mundo y aún del otro.

Esperas de mi que sea duro, que te sobe, que te pellizque y retuerza los pezones, que ponga pinzas en MI cuerpo, que lo azote, al fin y al cabo soy sádico...

Tu cara es un poema, nada de eso llega, hoy no hay fusta, pero la sientes, hoy no hay gato, pero lo sientes, hoy no hay pinzas ni pellizcos, pero los sientes; estás entre mis manos, sintiendo mi sadismo en estado puro, y a la vez sintiéndote en otro lugar, en otro plano, en un plano al que lleva cierto camino que a veces te hago recorrer conmigo... sonríes satisfecha, caliente, expectante.

Me coloco sobre ti, levantas la pelvis y al hacerlo me haces sonreír, dejo caer un suave beso en tu cuello, entreabro los labios y lo lamo con la punta de la lengua, mientras mis manos buscan tus pechos, voy dejando un beso aquí y allá mientras los minutos pasan, succiono los pezones, los lamo, llevo la boca a ese punto en el que la hembra que hay en ti siente cómo le llega el orgasmo con sólo recibir el placer sádico de mis labios y lengua sobre la piel del pecho, un suspiro se escapa de entre tus labios, y sí, me odias, me estoy tomando mi tiempo, y sabes que no tengo prisa, que la tortura será duradera, exageradamente desesperante y placentera.

Tras un largo periodo de tiempo provocándote casi el orgasmo y parando para impedírtelo tener, me sumerjo entre tus piernas, separo los labios con la punta de la lengua, la paso con suavidad extrema, sé que estás deseando que te tome, que te viole, que me clave en ti y mueva las caderas con esa dureza que habitualmente es parte de mi cuándo te uso, cuándo te tomo...

El clítoris va creciendo, los labios abultándose, el flujo manando, casi estás, levantas de nuevo la pelvis, y me retiro de nuevo, y entonces comienzas a llorar...

Siento que mi sadismo puede llevarte a muchos lugares, tú lo sabes igual que yo, pero no te esperas que entre tan delicadamente dentro de MI cuerpo, ni esperas que me mueva como lo estoy haciendo, con suavidad, cómo si MI cuerpo pudiera romperse por su fragilidad, y entonces lo entiendes todo, y sabes realmente quién soy, quién te hace el amor, y me quieres y me odias a un tiempo, mientras el clímax se va aproximando y temes que me retire, que mi sadismo cabroncete y juguetón vuelva a dejarte sin orgasmo, te preparas para ello, no obstante sigues disfrutando de la dulzura del momento, y entonces vuelves a desaparecer, comienzas a recorrer ese otro camino conmigo al que otras veces te resistes, te dejas llevar, te trasportas, y en un momento dado, sientes que te vas, y mientras lo haces notas el cálido néctar de tu Amo dentro de ti, llenándote y sí, a un tiempo vaciándote, cuándo soy extremadamente cruel contigo y te beso los labios...

... Y entonces te quito el antifaz, y te miro a los ojos, y somos UNO

Un saludo

Karl H

Strapon (físico y emocional)

Hoy traigo a este blog una inquietud, la inquietud que produce asistir a una conversación en la que dos personas aparentemente adultas y maduras hablan sobre practicar un strapon que han visto en determinado video porno, tras comentarles que el strapon no se puede realizar sin más y asistir a la peor respuesta que puede darse "su culo es MÍO y hago lo que quiero" me surge la duda de cuántas personas no habrá por ahí haciendo lo que les apetece sin informarse previamente sobre lo que están haciendo.

Me surge la duda de cuántas de esas personas no estarán precisamente haciendo lo que hacen tras haber pasado por este blog, echar un vistazo y ponerse a ello, así sin más.

Entiendo que cada cuál es dueño de su cuerpo, de sus relaciones, y de hacer lo que le venga en gana, ahora bien desde cada artículo de este blog, siempre se ha hecho hincapié en las medidas de seguridad que se deben adoptar, así pues no nos hacemos, porqué ni queremos, ni podemos, responsables de lo que cada cuál haga tras pasar por CUALQUIERA NO SIRVE, dicho esto, os dejo un video caliente y duro en el que durante algo más de 20 minutos dos chicas disfrutan del ano de un chico.


strapon fucking brought to you by PornHub



A ver quién es el listo que consigue imitar al actor...

Un saludo

Karl H

sábado, 7 de septiembre de 2013

El tiempo y el ritmo en las relaciones BDSM

El tiempo y el ritmo en las relaciones BDSM
Al igual que una buena sinfonía tiene un tempo, un ritmo, las relaciones personales también cuentan con un tiempo y un ritmo que serán adecuados en la medida en que ambas partes de la relación sepan adecuarse a un tiempo y ritmo común.

Y además, ¿ocurre lo mismo en las relaciones BDSM?

Habra quién piense que sí, y quién alce la voz para gritar un rotundo NO.

Dependiendo del tipo de Dominante, del particular libro que posea, de su manera de ver y vivir las relaciones BDSM el tiempo y el ritmo se adecuarán más o menos al común, se caminará de una forma más o menos recta, zizagueando, retrocediendo o simplemente se exigirá caminar a la derecha, tres pasos por detrás y siempre en línea recta.

Pienso que no hay un tiempo y un ritmo común, también pienso que dependiendo del tipo de relación que se quiera, se debe exigir o no un ritmo determinado, una consecución de objetivos en unos tiempos determinados.

Antes dejaba caer que al igual que en una buena sinfonía hay un ritmo y un tiempo, bien, os dejo la Quinta sinfonía del amigo Luis con dos dominantes distintos a la batuta, veréis que distintos tiempos y ritmos siguen el uno y el otro a la hora de interpretar su particular manera de ver al amigo Beethoven.


Versión Berstein




Versión Karajan



Cuándo escribo alguna entrada en este blog no hay nada más lejos de mi pensamiento que pretender sentar cátedra, escribo sobre mi particular manera de SENTIR el BDSM, para nada pienso que sea la adecuada para todo el mundo, al fin y al cabo cómo yo siento no creo que sienta mucha gente, ni cómo sienten los demás creo que sienta yo, obviamante existen las semejanzas en las maneras, en los modos, pero no las igualdades, eso de ser todos iguales aparte de ser tremendamente aburrido es una absoluta imposibilidad, así que tú, que me lees y buscas a un domiante calcadito a mi, mejor déjalo de hacer, porqué cómo yo no hay otro, ni tampoco otra, y no, no es que me quiera demasiado, que también, simplemente es una realidad, es como comparar a Beethoven con Mozart, o a éste con Bach o afinando más comparar la obra para piano de Beethoven con la de Chopin, o sin ir más lejos a Berstein con Karajan, nada que ver, ¿verdad? Pues eso

Ahora bien dicho todo lo anterior, realmente pienso que sí debe haber un tiempo, y un ritmo, el Dominante no puede ir a su bola, seguir su ritmo, imponerlo "porqué es el que manda" ni tampoco bajarlo hasta un punto en el que sea el ser sumiso quién impoga tiempo y ritmo, al fin y al cabo se presupone que quién guía la relación es el dom, ¿entonces cómo hacerlo?, ¿cómo veriguar cuál es el tiempo y el ritmo adecuados?

Sintiéndolo mucho yo no tengo una respuesta para esta última pregunta, tengo mi respuesta, y cada vez es distinta, depende muy mucho de la persona a la que domino, de su forma de ser, de sentir, de ver la vida, y sí, a veces he sido tan exigente que quién estaba a mi lado no ha soportado mi ritmo, y otras la paciencia ha estado ahí dilatando el tiempo y el ritmo hasta llegar a un punto de aburrirme como una ostra y perder toda la ilusión por mantener una relación que más parecía que estudiara el movimiento del líquido cristal que ser una relación BDSM, dicen por ahí que la virtud está en el término medio, y debe ser así, a día de hoy seguir ese ritmo y ese tiempo a un paso intermedio me da más satisfacciones diarias que cuando he ido a todo trapo o he dilatado tanto tiempo y ritmo que he acabado por aburrir al mismísimo Job.

Un saludo

Karl H



Actualizada: 31/01/2016

miércoles, 4 de septiembre de 2013

¿Qué más se puede pedir?

Hoy es el cumpleaños de mi querida niña, para felicitarle el día se me ha ocurrido regalarle algo de lo que este relato podría ser fiel ejemplo, al fin y al cabo, el sexo es sexo ¿o no?

Me despierta la obsesión de tomar MI cuerpo, usarlo, junto a mi duermes relajada, bocabajo, el cuerpo inaccesible a los deseos de su Dueño, te miro un momento, los ojos llenos de legañas, el deseo hambriento de ti, me coloco bien pegado a tu lado, te giro, y simplemente clavo mi bien endurecida polla en una de las vías que más placer me dan, MI coño, MI siempre húmedo coño, me muevo al principio con lentitud, no quiero despertarte, no hasta que el orgasmo haga patente la presencia de quién te toma y te usa porqué goza de ese privilegio.

Un privilegio que tú le has otorgado, perra MÍA...

Pasa el tiempo, y con él el deseo de llegar al final se acrecienta, y con él la dureza con la que poseo MI coño, con la que entro en ti, puta MÍA, perra MÍA, me encanta despertarte así, con el primer orgasmo de la mañana, con el primer orgasmo del día, luego llegarán otros, más tranquilos, menos duros, pero no por ello menos placenteros, eres casi tan viciosa, casi tan puta, como tu Amo vicioso y putero.

Mi orgasmo llena MI coño de ese néctar que te apasiona beber, sentir dentro de ti; me miras a los ojos, la mirada alegre, una sonrisa aparece en todos MIS labios, los de la cara, hermosa y preciosa perra MÍA, y los de la entrepierna; intentas retener el néctar dentro un tiempo más, sentir el proteínico calor dentro de ti, me sonríes mientras dejo caer mi cuerpo sobre MI cuerpo, mientras te siento y me sientes...

“Amo mío” - susurras como una plegaria cuándo comienzo a moverme de nuevo dentro de MI cuerpo, éste cuerpo que una vez decidiste entregarme y que yo tomo y uso cuándo me apetece.

Un buen rato más tarde de nuevo eyaculo, y al hacerlo el néctar sale fuera junto con tu propia eyaculación, manchando las sábanas, llenándote la entrepierna de satisfacción, y el cuerpo, y los labios, todos ellos, y, “oh”, murmuras cuándo salgo de MI cuerpo, y recorro con mis labios el trecho cálido y acogedor que es MI cuerpo, desde MIS labios hasta MIS labios, y con mis labios recojo el néctar mezclado con el flujo, y lo saboreo, y vuelvo de nuevo hacia arriba, y te miro a los ojos, y sonrío, y sabes qué quiero, sabes perfectamente qué desea tu Dueño, así que abres la boca, golosa puta MÍA, y cuándo dejo caer nuestros néctares arqueas la espalda de felicidad, los saboreas, y me miras con una sonrisa pícara, llena de felicidad, y entonces acerco mis labios a los tuyos, y guarreamos durante un rato, tú me pasas los néctares y yo a ti, mientras nos besamos, mientras nos reencontramos, mientras nos recalentamos, a la postre, reparto nuestros fluidos, la mitad para ti, la mitad para mi, y tragamos con placer y complacidos; aunque más que tragarnos, nos comulgamos.

Un rato después compartimos ducha, y desayuno, y día, y volvemos a mirarnos con hambruna mal contenida, y entonces todo vuelve a comenzar, estamos en uno de esos días en el que la D/s brilla por su ausencia, si no fuera porqué te tomo y te uso a mi bola, cómo y cuándo, y cuánto me apetece, perra MÍA...

Mientras cenamos me haces una pregunta, la escucho, y la interiorizo, y tiempo después, un buen día cualquiera, aparezco con un arnés, es para ti, para que si lo deseas puedas sodomizarme, y te miro a los ojos, y me miras a los ojos, y sonríes, pero esa no es la sonrisa de siempre, es bien distinta, es la sonrisa de la dominante que hay en tí; recibes con alegría el regalo, sopesas el momento, me miras de nuevo a los ojos, e intentas dominarme, luego te relajas, me das las gracias por el regalo, por un regalo que no tiene absolutamente nada que ver con el arnés, y sí mucho con la idea de dejarte ser tú por completo, y además, animarte a ello...

Esa noche cuándo nos vamos a la cama tu sonrisa es distinta, la claridad de tu mirada también, no obstante cierro los ojos, y duermo, confío en ti, cómo tú confías en mi, ¿qué más se puede pedir?

Feliz cumpleaños, Ojazos

Un beso tierno

Karl H

martes, 3 de septiembre de 2013

La perra

La perra
Os dejo a continuación el último relato que he escrito, espero que os guste.

Llego de currar, entro en casa y te busco con la mirada en el rincón en el que sueles esperarme, en espera, desnuda, el rostro vuelto hacia la pared, desesperada porqué son las tantas, y probablemente el estómago esté quejumbroso desde hace no menos de un par de horas.

Me desnudo y tomo una ducha larga, fría, voy relajándome poco a poco, voy siendo yo fuera del trabajo, sereno, pausado, cuándo salgo de la ducha aún no sé si te usaré, el cansancio me puede...

Entro en la cocina, busco en el frigorífico algo para comer, encuentro las sobras del domingo, las caliento, las vierto en un plato, y me largo al salón, a comer mientras veo esa soporífera televisión que conseguirá llevarme a los brazos de Morfeo.

Cuándo me despierto, te miro, sigues en tu lugar, ni siquiera miro la hora, no es necesario, fuera está oscuro ya, cojo el plato de la mesa, y lo coloco en el suelo, junto a ti, perra, te sujeto del pelo, y llevo MI boca hasta los restos de mi almuerzo, te permito comer, y lo haces con avidez, inclinada sobre el plato, devoras su contenido, luego lo lames cómo una buena perra; entiendo que tu hambre no está calmada cuando osas mirarme a los ojos, así que ideo un plan, un divertido plan, te encadeno, y voy a la cocina; cuándo vuelvo con un plato de leche y te lo pongo delante te quejas, te quejas porqué no te gusta el sabor de la leche, yo simplemente vuelvo al sofá, y me acomodo mientras te miro.

Un par de minutos más tarde comienzas, al principio, a lamer la leche, luego el hambre hace el resto, y la bebes con avidez, yo me limito a sonreír, mientras pienso que de nuevo has tumbado un límite... ¡Lo que hace el hambre!



Sigo sonriendo mientras saco de la bolsa el regalito que te he comprado, mientras te miro, mientras desembalo el consolador de dos puntas, largo como un día sin pan, flexible...

Me acerco a ti mientras continúas lamiendo el plato, lubrico tu culo, e introduzco una de las puntas dentro, lo muevo al principio con suavidad, luego con algo más de brusquedad, me gusta romperte ese vicio que me muestras, me encanta mirarte las caderas, saber que pronto las agarraré mientras me doy placer...

Lubrico mi ano, e introduzco la otra parte del consolador dentro, y simplemente te disfruto mientras disfruto, ¡eres tan placentera perra MÍA!

Me corro y te permito correrte, luego simplemente tiro de la cadena y te hago acompañarme hasta la ducha, te hago lamerme el ano, escamondarme, besármelo, después con malicia meto la pera dentro del tuyo, y lo peto de agua tibia, un rato más tarde ese agua sale expelida, tu cara es un poema, perra, la vergüenza te puede, la humillación es completa, te miro a esos ojos verdes que tienes, y después simplemente te arrastro hasta nuestra habitación, me tumbo sobre la cama, tú te tumbas en el suelo, en el lugar que te di hace ya tiempo...

Duermo, duermes, sueño, sueñas...

De entre mis labios sale una palabra "perra" y tú te mueves en el suelo, el sueño intranquilo, el alma en paz.

Un saludo

Karl H

domingo, 1 de septiembre de 2013

El rapto de la bella durmiente



Mientras se aprueba y no el anteproyecto de ley que intentará censurar, inmovilizar e incluso momificar la libertad actual de la que gozamos en internet y que será conocida como Ley Lasalle, sigo trayendo a este blog parte de la literatura que sobre BDSM hay a lo ancho y largo de la Red.

En este mes de septiembre os dejo el primer libro de la trilogía sobre la bella durmiente de Anne Rice que no he leído, cosa rara en mi, pero del que me han hablado bien; se trata de "El rapto de la bella durmiente". Espero que lo disfrutéis.



Anne Rice - El rapto de la bella durmiente


Obviamete, mientras enlazar, o compartir cultura no sea delito, seguiremos trayendo un libro cada mes a esta particular Biblioteca de CUALQUIERA NO SIRVE

Un saludo

Karl H

viernes, 16 de agosto de 2013

Bricosado: del Homo Erectus al Homo Hábilis o cómo aprender de las delicadas habilidades femeninas

Que los hombres y las mujeres somos distintos no es nada nuevo, nosotros los hombres todo lo arreglamos igual, ¿que un mando a distancia no funciona? ¿Son las pilas? ¿Sí/No?, si son las pilas, vamos a por un paquete de esos enormes de 100 u que venden en BricoKing o cualquier tienda de bricolaje en dónde nos sentimos como pez en el agua... Si no son las pilas vamos directamente al sex-shop o dónde sea que hayamos comprado el mando a distancia en cuestión...

En cambio ellas le dan al ingenio, intentan arreglarlo, son habilidosas, mucho más que nosotros, dónde va a parar... miran más cosas, son más detallistas, y nunca se rinden, pero veamos mejor un ejemplo:



"Cuándo la necesidad aprieta el ingenio se agudiza"

En fin que esta realidad es así y que el homo ha evolucionado gracias a la habilidosa mujer, es un hecho, sólo hay que echarle un vistazo al diagrama de flujo realizado por Ojazos{KH}, en dónde se aprecia ese dechado de paciente insistencia que a la par que nos hace distintos, nos permite partirnos literalmente de risa.

Un saludito

Ojazos{KH} y Karl H

miércoles, 14 de agosto de 2013

Atención, atención!!

Ahora que he conseguido que vuestros ojos lean lo que escribo quiero comunicaros que abrimos la sección de comentarios del blog a todo aquel que quiera opinar y no tenga cuenta de blogger.

Los comentarios seguirán moderados con el propósito de eliminar aquellos que sean insultantes hacia esta forma de vida, o hacia cualquiera de sus componentes.

Sin más, esperamos vuestros comentarios y reflexiones, estaremos encantados de recibiros en nuestra casa.



Un beso,
la perra



Llegas

Llegas
Dejo a continuación un nuevo relato. Espero que os guste.

Llegas, te miro, me miras y sonríes, sabemos los dos que te debo un correctivo, y sabemos los dos que los odio, sé que son necesarios, y sé que ninguno lo disfrutará, te hago desnudarte, te cubro los ojos con un antifaz y no dices nada, permaneces muda, callada, yo, que soy un tipo hablador permanezco mudo durante una larga hora, mientras permaneces desnuda en el centro de la habitación.

Alguien toca de una manera muy determinada con los nudillos en la puerta, saltas casi un metro del respingo que das, no obstante permaneces quieta, porqué así lo he decidido, es mi primer "invitado", tras un breve lapso de tiempo en el que voy y vengo a abrir la puerta, la habitación se encuentra atiborrada de desconocidos hombres con los que he contactado por internet, desconocidos que miran con malsano deseo MI cuerpo.

Me acerco a ti mientras los tipos comienzan a sacarse las pollas, sujeto tus hombros con mis manos, aproximo mis labios a tu oido, y susurro una orden; te arrodillas, te abrazas, dejando los pechos enmedio, enmarcados por los antebrazos, luego me retiro mientras los desconocidos forman un círculo a tu alrededor para acto seguido comenzar a masturbarse, se han presentado todos, en total veinte, que irán eyaculando sobre MI cuerpo... Cuándo por fin el último se marcha, te miro, MI cuerpo está cubierto de semen, por MIS mejillas dos lágrimas bajan desde los ojos hacia el mentón, no digo nada, el correctivo no ha terminado aún, te sujeto del pelo, y te hago seguirme a cuatro patas, hasta el aseo, subo la tapa del retrete, te meto la cabeza dentro, y tiro de la cisterna; no dices nada, no puedes, te tomo por detrás durante un buen rato, y cuándo voy a eyacular, te saco la cabeza del water, te quito el antifaz, y espero.

Abres la boca como una buena perra, y esperas mi néctar; pero no llegará, aún no.

Te ordeno que entres en la ducha y laves MI cuerpo. Lo haces, y parece que necesites tirarte dentro del chorro de agua caliente media vida, te observo mientras lavas MI cuerpo, te observo mientras lo secas, te observo mientras lo adecentas ante el enorme espejo y dejo de observarte cuándo vienes hasta mi, y te arrodillas a mis pies; entonces te siento, siento el esfuerzo que haces cuándo abres la boca, me inclino, te sujeto los antebrazos y te hago recobrar la verticalidad, te miro a los ojos, beso MIS labios, y abrazo MI cuerpo, dando por finalizado el correctivo.

No dices nada durante todo el día, parece cómo si mi mudez te hubiera afectado, ni siquiera te quejas mientras te azoto por el placer de hacerlo, pareces estar en otro mundo, y de hecho lo estás, entiendes que mientras estás con tu Amo, estás en su mundo, sonrío cuándo te arrodillas ante mi y abres la boca, me miras a los ojos al hacerlo, entonces entro y te saco las lágrimas, y también algunas arcadas, disfrutas, lo sé, eres tan puta que sólo te corres cuándo te tomo por la boca, eyaculas, eyaculo, y mantienes mi néctar en la boca mientras te tomo por MIS otras vías, hasta que por fin, cuándo me derramo en la vagina, te ordeno tragar; luego dormimos.

Por la mañana encuentro un sobre sobre la almohada, dentro con letra irregular, una misiva, es muy clara, me dices que necesitas irte unos días, pensar en qué hacer, si dejarme, si pedirme la libertad o simplemente desaparecer sin más, me pides que no intente ponerme en contacto contigo, me das las gracias por el tiempo que hemos estado juntos, por mi manera de dominarte, de hacerte tumbar límites, y también de corregirte, me dices que disfrutaste de todo el día anterior, mientras leo un nudo se me va formando en la garganta, cierto dolor me llena el pecho, el estómago es un batiburrillo de jugos gástricos que parecen no querer disolverse, al final en una única línea escribes "Si vuelvo será para ser su esclava, Amo" luego firmas.

Los días se hacen eternos, la garganta sigue anudada y cada vez que pienso en ti el corazón me devuelve una dolorosa punzada...

Las noches son del maldito insomnio. Hago turismo por las páginas de internet que visitabas, y en una determinada leo lo mal que lo pasan las sumisas cuándo son abandonadas, sonrío, y pienso en dejar un comentario, pero no, total ¿para qué?

Tiempo después, cuándo por fin los días tienen veinticuatro horas, y las noches son para dormir, alguien toca el timbre, sonrío al pensar en la de veces que me he dirigido a la puerta pensado que serías tú, que volvías para quedarte, aún me dueles, cuándo abro la puerta ahí estás, clavada, me miras mientras sostienes una maleta grande en la mano, doy un paso atrás, sueltas la maleta, te desnudas, y entras, te arrodillas a mis pies, los sujetas con ambas manos, y murmuras una plegaria:

"Amo, aquí está su esclava para lo que desee"

No digo nada, sujeto la maleta y la meto dentro de casa, voy a por el collar, te lo coloco al cuello, y te llevo fuera, al jardín, allí simplemente te dejo, bien atada, junto a la caseta del perro, luego entro, no sé qué decir, es la primera vez en mi vida que las palabras no me sirven, así que mientras estás fuera, yo escribo lo que siento, si es que se puede poner en palabras, ¿qué voy a hacer contigo, perra?¿Cómo voy a calmar este desasosiego que siento? Cierro el ordenador tras responder No a la pregunta de guardar el documento, salgo al jardín y te doy lo que siempre odiaste que te diera, dos bofetadas, luego te hago entrar en casa, y simplemente soy yo.

Pasan los años, y un día, cómo otro cualquiera llegas, me miras a los ojos, y musitas unas palabras nefastas que hablan de libertad, ese día maldito que odias llega, y cuándo lo hace, no te queda otra que asentir, recojes algunas de tus cosas, me comentas que volverás a por el resto, y te marchas seria, tan seria que sabes que el paso te duele, como a mi, y no es precisamente un dolor placentero.

Con tu marcha, vuelve el nudo, ese malestar casi olvidado, hasta que un día, abres un ojo, y sonríes, no sientes nada de nuevo, sólo una extraña alegría, ya no piensas en ella como antes, por fin tu libertad está ahí, de nuevo, y tu alegría de vivir, de sentir, de poseer, de tomar, por fin, tú también, llegas.

Un saludo

Karl H